WIFI BALEARES – FIBWI

Señor Miquel Vidal, presidente interino del Partido Popular de Baleares, y a todos sus compañeros en la dirección del partido, en el grupo parlamentario, en los consells insulares, en los ayuntamientos y en las juntas municipales:

Todos ustedes ahora mismo se revuelven colapsados, sorprendidos, desconcertados y aterrorizados porque el regreso de José Ramón Bauzá a la primera fila de la política balear amenaza con dejarles sin los privilegios de los que disfrutan aposentados en sus comodísimas poltronas, desde las cuales se llevan cada mes a casa un opíparo sueldo de miles de euros sin hacer absolutamente nada de nada.

Tiemblan ante la perspectiva de que con Bauzá se les acabe el chollo. Y tiemblan ustedes con razón. Tiemblen, tiemblen que a partir de ahora nada volverá  a ser igual. Se lo han buscado con ahínco y se han dado de bruces con ello.

Lo más triste y lamentable de este nuevo escenario es que ahora ustedes se agitan histéricamente ante esta perspectiva de cambios y, sin embargo, durante los meses que llevan en la oposición de casi todo y en casi todas las instituciones no han sido capaces de poner en marcha ninguna línea de trabajo acorde con las responsabilidades que les han confiado y delegado los militantes y los votantes del Partido Popular.

Señor Miquel Vidal, es absolutamente irrisorio que usted y sus amigos apoltronados pretendan desacreditar a la autopostulada candidatura de José Ramón Bauzá alegando que “ahora no es el momento”. Y decimos irrisorio para no decir deleznable. ¿Quiénes se creen que son ustedes para otorgarse a sí mismos el privilegio de marcar en el calendario el momento en el cual un militante puede hacer uso de su legítimo y democrático derecho de expresión para opinar lo que le plazca sobre cualquier hecho o circunstancia que afecte al partido en el que milita y al cual sostiene con su cuota? ¿Quiénes se han creído que son ustedes?

Aquí, por si aún nadie se lo ha explicado o ustedes quieren olvidarlo, los principales depositarios del derecho a hablar son los militantes. Ellos. Ustedes son sus servidores y su única misión es facilitarles el cómo y el dónde expresarse en el uso de su absoluta libertad. Ya está bien de iluminados que se creen en posesión de la verdad absoluta e investidos de la autoridad divina. Y si hay alguien que aquí y ahora debería callarse la boca son usted, señor Vidal, y la mitad de su junta directiva, ninguno de los cuales ha sido elegido directa y democráticamente en un congreso. Por tanto: chitón y servicio al militante. Todo lo demás, sobra.

Y nos permitimos resaltar, además, que es realmente escandaloso contemplar como los que ahora se aprestan a repudiar a Bauzá y su etapa presidencial son los mismos que en esos  años de gobierno popular se paseaban cómodamente instalados en los asientos posteriores de los coches oficiales y le reían al presidente todas sus ocurrencias. Cobardes ante el presidente, sumisos, callados y aferrados a los cargos. ¿Quieren que nosotros califiquemos estas actuaciones o se ven ustedes capaces de ponerles nombre? Les proponemos varios: hipocresía, farsa, falsedad, mentira, impostura y traición. Elijan el que quieran. Acertarán con cualquiera de ellos.

La candidatura de Bauzá, más allá de la bondad de las propuestas del ahora senador y de su capacidad para convencer a los militantes populares, no es más que el reflejo del repudio popular a los políticos que hacen de la parálisis su razón de ser. Ya está bien de los que solamente van a sentarse a un escaño y a cobrar. El rechazo a los apoltronados está también en el origen de las propuestas políticas alternativas surgidas en los últimos tiempos como contrapeso a los partidos tradicionales. Podemos y Ciudadanos nacen, simplemente, porque PSOE y PP no son capaces de convencer ya a los ciudadanos después de 35 años de régimen constitucional caduco y fosilizado.

Y, señor Vidal, no podemos concluir esta Carta a… sin dirigirnos específica y directamente a usted. Tras más de 35 años cobrando todos los meses un sueldo público (alcalde, asesor parlamentario, alto cargo de su partido, parlamentario autonómico…), ahora pone usted un broche de oro final a su carrera, y nunca mejor dicho lo de oro: vicepresidente del Parlament balear. Está usted a punto de subirse el sueldo. ¡Enhorabuena! Ni más ni menos que 75.000 euros al año; una media de 6.250 euros al mes prorrateando las pagas mensuales, las extraordinarias de verano y Navidad y las dietas por el cargo. Aún recordamos el plus que se autoregaló cuando precisamente sustituyó interinamente a Bauzá en la presidencia del PP, plus que no había cobrado nunca ningún otro presidente del PP balear y que, finalmente, tras el bochornoso capítulo de comparar su sueldo con el de un camarero, se vio obligado a renunciar y devolver. Lo suyo es para escribir un libro, señor Vidal.

Finalmente, una última acotación. Ante la presente ‘Carta a…’, no se autojustifiquen facilonamente en ningún asomo de favoritismo por parte de esta tribuna editorial del Grup4 de Comunicació Multimèdia hacia el señor Bauzá. Antes de que se encaminen por la cómoda vía de desacreditar al mensajero, simplemente recordarles los cientos de artículos publicados en esta misma sección durante el mandato del ahora senador y antaño presidente del Govern en los que, semana tras semana y en el uso del  derecho constitucional a la opinión, le remitíamos nuestros puntos de vista sobre sus iniciativas. Puntos de vista en los que nunca nadie nos pudo acusar de servilismo, sino todo lo contrario. Mientras  algunos, pocos, poníamos negro sobre blanco aquello que considerábamos reseñable de la gestión del presidente Bauzá y de su Govern, muchos otros optaban por el comodísimo “silencio de los corderos”. Silencio de los corderos que preferían inclinar la cabeza cual borregos y callar para mantener sus privilegios antes que alzar la voz para decir en público aquello que propagaban en privado.

Por si lo han olvidado, ponemos a su disposición el libro “Carta al Presidente”, editado por Ediciones EPM, en el que recogemos exactamente 97 escritos dirigidos directamente a José Ramón Bauzá sin asomo de complacencia. Y si ustedes no lo tienen, les invitamos a dirigirse a nosotros para que se lo hagamos llegar.

Señor Miquel Vidal y sus apoltronados compañeros del PP: José Ramón Bauzá vuelve por una muy sencilla razón. Y seguro que ya saben cuál es: ustedes no han hecho lo que estaban obligados a hacer. Y, en la vida real, al que no hace bien su trabajo se le despide. Sin contemplaciones y sin subterfugios. Se han ganado ustedes todo lo que les está pasando. Se lo merecen.

Deja un comentario