WIFI BALEARES – FIBWI

Señor Pascual Ribot, hasta hace solamente unos días flamante y pomposo presidente de la todopoderosa Comisión de Garantías Democráticas Autonómica de Podemos Illes Balears, el órgano del partido encargado de juzgar, valorar y sentenciar los casos internos de corrupción y desvíos ilícitos de poder. Si no fuera verdad, parecería una fábula: el lobo a la custodia del rebaño de ovejas. ¡Qué risa y, al mismo tiempo, qué terriblemente triste!

En las grabaciones a las que hemos tenido acceso en CANAL4, y que hemos ofrecido a la ciudadanía a través de nuestros medios de comunicación –televisión, radio y periódico digital–, le hemos oído a usted, señor Ribot, y a su conmilitón, el señor Joan Canyellas, amenazar groseramente a una compañera, chantajearla ofreciéndole un cargo si callaba en sus críticas, reconocer la comisión de delitos en las votaciones internas del partido, utilizar expresiones de un machismo vomitivo y  coaccionar a los contrarios a su línea política. ¡Vamos, todo un rosario de lindezas políticas!

Todo eso ha ocurrido, está grabado y publicado. Por tanto, no hay posible discusión sobre la veracidad de los hechos aquí referenciados. De mentiras, ni una.

Y, por si no aún no se ha dado cuenta, señor Ribot, usted se va a comer todo todito todo el marrón, sin dejarse ni unas migajas. Lo que ha ocurrido se va a sustanciar con su expulsión sin honores y a cajas destempladas de  Podemos. Sin atenuantes de ningún tipo, ni comprensión por parte de los compañeros que hace solamente unas semanas le saludaban efusivamente en busca de su apretón de manos.

De la noche a la mañana, Alberto Jarabo, Laura Camargo y su guardia pretoriana borrarán las huellas de su confraternidad. Se olvidarán de qué usted encabezaba la candidatura a presidir el Consejo de Garantías propiciada por el propio Alberto Jarabo. Se olvidarán también de que usted se encargó de conseguir que la lista oficialista del Consell de Mallorca ganara con una extrañísima anulación de votos a la que había resultado más votada, la de Carmen Azpelicueta. Se olvidarán, asimismo, de qué usted, señor Pascual Ribot, ha sido el alto cargo de Podemos que ha movido Roma con Santiago para expulsar a los críticos Xelo Huertas, Montse Seijas y Daniel Bachiller. Jarabo también se olvidará de que fue usted el que le consiguió financiación para pagar los gastos de su campaña personal para alcanzar la secretaria general. De todo esto, sus antiguos amigos, se olvidarán y usted quedará arrinconado como las figuritas de plomo que ofrece en su tienda de Palma.

Le van a dar a usted una patada en todo su culo podemita, señor Ribot. Y se la va a dar su antiguo compañero del alma: Alberto Jarabo. Va usted directamente a la hoguera de los apestados, sin remisión, de cabeza. Y nadie ni nada le va a salvar.

Y mientras usted paga el pato, Alberto Jarabo, Laura Camargo y sus guardias de corps  se están escabullendo para  mantener a salvo su cabeza por encima del partido del cual son los máximos dirigentes y que se está descomponiendo entre luchas internas, acusaciones de prácticas antidemocráticas y una estrepitosa descomposición orgánica.

Señor Ribot: será incinerado en la pira podemita. No quedará de usted nada de nada. Y los que hasta ahora le jaleaban y le pedían contundencia contra los críticos, ahora le han dado ya la espalda. Y a todo esto le llaman la nueva política.

Deja un comentario