Vicenç Vidal asegura que las nuevas ZEPA no amenazan ni a agricultores ni a cazadores

14
WIFI BALEARES – FIBWI

El conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, Vicenç Vidal, ha asegurado que las casi 12.000 nuevas hectáreas de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), cuya tramitación ha sido aprobada este viernes por el Consell de Govern, no supondrán una “amenaza” ni para agricultores ni para cazadores.

En respuesta a preguntas de los medios durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, Vidal ha aclarado que “ha habido malentendidos” y ha insistido en que es “falso” que los agricultores no puedan cambiar sus cultivos debido a las ZEPA.

Además, ha señalado que también pueden ser autorizables nuevos usos o nuevas actividades, siempre que sean compatibles con estas especies. Además, no se trata de una figura urbanística, y, por lo tanto, no impone ningún tipo de servidumbre ni regulación del uso público.

Vidal ha recordado que han pasado ocho años desde la última revisión de ZEPAs y que hay especies “que han cambiado mucho” desde entonces, como por ejemplo el caso del águila ‘coabarrada’, reintroducida con fondos europeos.

Con este acuerdo, Baleares dispondrán de 11.775,03 hectáreas más (un 8,44%) de zonas de especial protección para las aves (ZEPA), después de que el Consell de Govern haya acordado iniciar el procedimiento para declarar o ampliar once: ocho en Mallorca, dos en Ibiza y una en Formentera, correspondientes a dos islotes, un peñascal marino, una zona húmeda de 43,85 ha y varias zonas forestales (3.690,51 ha), de chaparral (5.401,96 ha) y de cultivos de cereales de secano (2.593,74 ha), que se sumarán a las 138.710 ha. actuales.

En concreto, se declararán ocho nuevas ZEPA (en Mallorca, la Costa Noroeste de la isla, Maristany, el Pla de Vilafranca, el Pla des Blanquer y Son Real; en Ibiza, en la Illa d’en Calders y la Illeta de Cala Salada, y en Formentera, Punta Prima), la declaración como ZEPA del Lugar Interés Comunitario (LIC) de Randa y la ampliación de las ZEPA de sa Costera y de la Marina de Llucmajor.

Con esto se busca proteger especies como la pardela balear (Puffinus mauretanicus), el águila pescadora (Pandion haliaetus); el buitre negro (Aegypius monachus), la gaviota roja (Larus audouinii) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), especies amenazadas calificadas como vulnerables, y el aguilucho cenizo (Circus pygargus), muy escaso en Mallorca.

También se cumple el compromiso asumido con la Unión Europea de calificar como ZEPA las zonas de reproducción de la reintroducida águila perdicera (Aquila fasciata) a través del programa LIFE. Algunas parejas se han establecido en la ZEPA de la serra de Tramuntana, pero, en el caso del Pla de Mallorca, en el macizo de Randa. Por otra parte, la importancia de la Marina de Llucmajor como zona de asentamiento juvenil es determinante para la ampliación de esta ZEPA.

La medida beneficia como mínimo 51 especies de aves; además, algunos de estos espacios tienen valor para otras especies protegidas de reptiles o vegetales.

El acuerdo se remitirá ahora al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a fin de que lo comunique a la Comisión Europea. También se tiene que notificar al resto de administraciones y someterse al trámite de audiencia y al de información pública antes de que lo apruebe definitivamente el Consell de Govern.

Deja un comentario