Impulsa invita a sumarse a la ‘revolución clúster’

5
WIFI BALEARES – FIBWI

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, reafirma el compromiso de la Confederación con la Fundación, ya que contribuye a la competitividad de las empresas y a mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos de Baleares / El conseller de Trabajo, Iago Negueruela, destaca que la tarea de clusterización de Impulsa se reflejará en el Plan de Industria en el que la Conselleria está trabajando

IMPULSA BALEARS ha llevado a cabo esta mañana su segundo i|meeting, el punto de encuentro a través del cual la fundación comparte con los agentes regionales objetivos, prioridades y vías de progreso para el impulso de la competitividad global del archipiélago. En esta ocasión, i|meeting ha abordado la importancia que reviste la clusterización de la estructura productiva balear en el actual marco competitivo, al objeto de favorecer la reespecialización del archipiélago y, así, su diferenciación respecto del resto de regiones europeas.

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, ha indicado al inicio de esta jornada de trabajo que la confederación empresarial mantiene su compromiso con la Fundación Impulsa, en la medida que ésta puede ayudar a mejorar la competitividad de las empresas de las Islas Baleares y que este factor contribuya también a mejorar el bienestar y el poder adquisitivo de los ciudadanos de las Islas.

Por su parte, el conseller de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, ha indicado que el trabajo que se está realizando desde Impulsa es importante: “Recientemente se ha aprobado la ley de Industria y se está trabajando en un Plan de Industria, donde Impulsa jugará un papel importante, en especial en todo lo relacionado con la clusterización y con distintos clústers del ámbito industrial. En los próximos meses se empezarán a ver todos los efectos prácticos del trabajo que se está realizando y creando desde la Fundación”.

Negueruela también ha expresado que la herramienta que se presenta hoy es probablemente una de las más importantes que pueda realizar la Fundación Impulsa, por todo ese trabajo de clusterización, que es una de las tareas pendientes de esta Comunidad Autónoma y esperemos ver materializado ese reto de nuestra hoja económica: contar con una clusterización, que hasta ahora ningún Gobierno había realizado en Baleares.

Por su parte, el director técnico de la Fundación Impulsa, Dr. Antoni Riera Font, ha puesto de manifiesto que abordar la realidad productiva desde la perspectiva clúster permite poner en valor las relaciones que tienen lugar entre los distintos segmentos productivos, por lo que se erige en una interesante vía para formular nuevas propuestas estratégicas que promuevan el aprovechamiento de todos los activos y capacidades del archipiélago y guíen el trasvase de recursos hacia la generación de bienes y servicios de mayor valor añadido.

Asimismo, el director técnico ha señalado que apostar por la clusterización requiere, en cualquier caso, que los agentes regionales estén dispuestos a asumir una revolución en la forma de entender la realidad productiva, monitorizar la actividad económica y tomar decisiones, tanto desde la esfera pública como privada.

La cartera de clústeres de Balears aglutina un conjunto de 350 segmentos productivos que dan lugar a 47 ‘traded clusters’, una denominación acuñada por el European Cluster Observatory de la Comisión Europea para señalar esferas de actividad caracterizadas por estar altamente expuestas a la competencia exterior, presentar niveles más altos de innovación y remunerar salarios más elevados. El portfolio balear evidencia una marcada concentración dado que 6 clústeres explican en torno al 80% de la cartera y 35 sitúan su aportación por debajo del 1%.

Entre los clústeres que acumulan más masa crítica, la mayoría recoge cadenas de valor íntegramente formadas por servicios, entre los que destaca el clúster de alojamiento y turismo (40%), seguido de los que incorporan servicios de carácter avanzado, como los servicios empresariales (11,6%), la distribución y el comercio electrónico (9,2%) o la educación y creación de conocimiento (7,3%). Asimismo, entre las primeras posiciones de la cartera se encuentran clústeres que permiten la interrelación de servicios con segmentos industriales, hecho que ofrece la posibilidad de atajar la delicada situación del secundario balear. Tal es el caso de los clústeres relacionados con el transporte y la logística (9,8%) y el transporte marítimo (3,3%). Con todo, el top-10 del portfolio regional se cierra con clústeres que permiten complementar la actividad de los que ocupan las primeras posiciones –como son los relativos al marketing, diseño y publicidad (2,5%) y las artes escénicas (1,4%)– o bien potenciar la reespecialización industrial –como son los de procesamiento y fabricación de alimentos (1,8%) y tecnología de la metalurgia (1,3%).

En conjunto, la cartera de clústeres de Balears acoge alrededor de un tercio del empleo regional (32,5%), un porcentaje ligeramente inferior a la media europea (39,8%), pero que ha tendido a incrementar a lo largo del último sexenio (30,8%). De hecho, el empleo asociado a dicha cartera ha avanzado a un ritmo anual (2,7%) superior al del conjunto del tejido (1,9%) y se ha adjudicado aproximadamente 1 de cada 2 de los nuevos puestos de trabajo generados en las islas entre 2010 y 2016.

Las oportunidades latentes en la cartera de clústeres para impactar sobre la competitividad de Balears se amplían significativamente atendiendo a los entornos productivos que las megatendencias globales apuntan como industrias emergentes, dado el potencial de interrelación y dinamismo que prometen a medio y largo plazo.

Desde esta perspectiva, la revisión de las principales cadenas de valor que tienen lugar en el archipiélago encuentran un aliado estratégico en el ámbito de la industrias ‘experiencia’ y la economía ‘azul’, pues abren numerosas vías de reespecialización desde las interrelaciones que actividades maduras y emergentes mantienen en la cartera de clústeres balear. Concretamente, las industrias ‘experiencia’, un conglomerado de actividad que acoge dos terceras partes del empleo asociado a las industrias emergentes (65,6%), gira en torno a la cadena turística de valor y las múltiples opciones que ofrece desde la interrelación de ocho clústeres diferentes, entre los que destacan por su aportación los de alojamiento y turismo (79,7%), transporte y logística (8%) y servicios empresariales (5,2%).

Al mismo tiempo, 6 de los clústeres que forman parte de las industrias ‘experiencia’ permiten configurar nuevas cadenas de valor a través de la denominada economía ‘azul’, la segunda industria emergente con más presencia en las islas (23,2%). Desde esta amplia esfera de actividad es posible conectar los clústeres con más peso con otros en fase de desarrollo incipiente que permiten abordar la generación de nuevos productos, como son los relacionados con los clústeres de servicios ambientales (5,1%), tecnología y maquinaria pesada (0,6%) o productos metálicos básicos (0,2%).

DEJA UNA RESPUESTA