Por cada 100 euros de la actividad de los cruceros se generan 111 euros en otros sectores, según la APB

14
WIFI BALEARES – FIBWI

Por cada 100 euros de gasto directo de la actividad crucerista se han generado 111 euros de manera indirecta e inducida en el resto de sectores productivos de Baleares, según estima un estudio conjunto de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), la Universitat de les Illes Balears (UIB), la Cámara de Comercio y el Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES).

La actividad de los cruceros en los cinco puertos que gestiona la APB contribuyó al valor agregado bruto (VAB) de las Islas de forma directa con 128,1 millones en 2015, –256 millones sumando la aportación de forma indirecta–. Asimismo, de forma directa los cruceros generaron 9,9 millones de euros de recaudación fiscal.

Un avance del estudio ha sido presentado este martes por el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, el jefe de Planificación y Sostenibilidad, Jorge Nasarre, la jefa de estudios de la Cámara de Comercio, Catalina Barceló, el director del IBES, Gonzalo Adán, y el profesor titular de Economía Aplicada de la UIB Francesc Sastre.

El estudio tiene en cuenta a cinco agentes principales de actividad: los cruceristas de tránsito –que desembarcan durante unas horas en Baleares– y base –que inician y terminan su ruta en Baleares–, tripulación, empresas navieras, inversión y actividad aeroportuaria.

Paralelamente, el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, ha destacado la contribución del turismo de cruceros a la diversificación económica, la desestacionalización turística y la redistribución de la riqueza y ha recordado las inversiones realizadas “para que este tipo de turismo se pudiera dar”, ya que “las obras en el mar son mucho más caras que en tierra”.

También ha puesto el foco en la gran concentración de marcas en Baleares y ha apuntado que es un tipo de turismo “que juega a largo plazo”.

Por todo ello, ha deseado que este estudio ayude a que “la opinión sobre los cruceros deje de ser emocional” y sea “rigurosa” y ha defendido que el turismo de cruceros “beneficia a un aspecto de la sociedad al que el turismo vacacional no llega”.

Por otro lado, Gual de Torrella ha sugerido que el impuesto turístico “quizás lleve a la cifra de equilibrio y de capacidad de carga” de Baleares ya que “no se puede prohibir la entrada a nadie”, en referencia a las estimaciones de hoteleros sobre un supuesto descenso en la llegada de turistas.

Por último, respecto al impacto que pudiera estar teniendo la crisis catalana sobre el sector de los cruceros, el presidente de la APB ha señalado que está en contacto con todas las navieras y que “ninguna ha notado nada” de momento.

DEJA UNA RESPUESTA