WIFI BALEARES – FIBWI

La Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (Abaqua) impugnará el acuerdo del pleno de Santa Margalida por el que se resuelve, de manera unilateral, el convenio suscrito entre ambas partes para posibilitar la construcción de una nueva depuradora en el término municipal para tratar las aguas residuales de Can Picafort.

De esta manera, el convenio continuará vigente hasta que haya una sentencia judicial para evitar un retraso añadido a los siete años que ya acumula la construcción de esta infraestructura por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que la declaró de interés general en 2010 y que supone una inversión de 14 millones de euros a la comunidad autónoma en materia de agua.

Según ha informado Medio Ambiente, otro retraso supondría agravar los problemas que se generan actualmente en s’Albufera de Mallorca y con toda probabilidad a la bahía de Alcúdia, por la falta de capacidad de depuración de las instalaciones de la zona.

Las aguas residuales de Can Picafort actualmente se conducen a la depuradora de Muro que devuelve las aguas tratadas al torrente de Son Bauló, donde se infiltran. La infraestructura, sin embargo, data de 1988 y, ya en 2001 se detectó la necesidad de ampliar la capacidad de tratamiento.

La tramitación ambiental del proyecto de la nueva depuradora finalizó el pasado mes de julio y el Ministerio está llevando a cabo la adaptación aunque “con cierta lentitud mientras persisten los problemas de malos olores” generados por la instalación durante la temporada alta y los efectos directos sobre el Parque Natural de s’Albufera, que se dan en el término municipal de Muro.

Además, teniendo en cuenta que los impactos sobre el mar se miden a nivel de cuenca es “más que probable que el deficiente tratamiento de las aguas depuradas esté afectando la calidad de las aguas de la bahía de Alcúdia”.

DEJA UNA RESPUESTA