El alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, y la regidora, Maria Pons, se han reunido con la consejera de Territorio e Infraestructuras del Consejo de Mallorca, Mercedes Garrido, y el director insular de Territorio y Paisaje, Miquel Vadell, en la sede del Consell.

Galmés y Pons han trasladado la preocupación que hay al municipio por el que puede suponer la aplicación del Plan de Equipamientos Comerciales de Mallorca (PECMA), que se encuentra en exposición pública, y por el acuerdo de zonificación del alquiler vacacional de la isla, aprobado recientemente al pleno de la institución insular. De hecho, según ha dicho Galmés “tanto el PECMA como la zonificación tal y cómo están redactados ahora mismo, serán un grave perjuicio por los intereses de Santanyí y su economía”.

Desde el equipo de gobierno municipal se ha anunciado a Garrido que presentarán dos alegaciones a Pla de Equipamientos Comerciales. La primera afecta a Cala d’Or, que se ha incluido al grupo de núcleos donde las nuevas superficies comerciales están limitadas a 700 metros cuadrados de superficie, y que el Ajuntament considera que tendría que estar al grupo que tiene la limitación a 2.500 metros cuadrados. Por el equipo de gobierno, Cala d’Or, por número de habitantes y desarrollo turístico, los comercios no pueden tener tanta limitación, y sería equiparable el núcleo a los pueblos de Campos, Felanitx y Santanyí. Y la segunda alegación afecta al Polígono Industrial de se Olivó en Santanyí, donde el equipo de gobierno municipal también pide que las nuevas superficies comerciales estén limitadas a 2.500 metros cuadrados.

El Ajuntament considera que desde el Consejo se cometió un error durante la redacción del PECMA, ya la misma institución insular ya aprobó en su momentoel uso comercial e industrial de s’Olivó. Y del mismo modo, se ha hecho llegar a la Consejería de Territorio, el gran malestar y preocupación que hay al municipio por la zonificación del alquiler turístico aprobada recientemente, que ha incluido los núcleos de Santanyí y es Llombards como saturados turísticamente. Esta preocupación quedó demostrada hace unas semanas cuando la Casa de Cultura Ses Cases Noves de Santanyí quedó pequeña por una charla organizada por la Asociación de Propietarios de Apartamentos Turísticos de Baleares (APTUR).

La consejera Garrido ha manifestado la voluntad del Departamento de Territorio e Infraestructuras para estudiar y analizar todas las propuestas que hagan llegar desde el consistorio. Esta semana el Ajuntament recibirá la notificación de la aprobación inicial de la zonificación y empezará a correr el mes que hay para hacer llegar al Consejo las aportaciones y alegaciones. Además, en este periodo, Santanyí también puede actualizar todos los datos oficiales que se tienen en cuenta en los indicadores de la zonificación de alquiler turístico.

DEJA UNA RESPUESTA