Ana Julia Quezada, única detenida por la muerte de Gabriel Cruz, ha confesado el asesinato del niño de ocho años. La investigada ha confirmado ante la Guardia Civil que mató al niño de un golpe con un hacha durante una discusión.

Quezada ha recocido ante los investigadores en Almería que el mismo día de la desaparición de Gabriel, el pasado 27 de febrero, discutió con el pequeño y lo mató de un golpe con la parte roma de un hacha. Una de sus abogadas ha insinuado que la confesión de la acusada se trata de una colaboración con los investigadores.

La mujer, de 43 años y de origen dominicano, fue arrestada el pasado domingo cuando trasladaba el cuerpo de Gabriel Cruz en el maletero de su coche. Quezada era la pareja sentimental de su padre.

DEJA UNA RESPUESTA