Las lecciones que nos deja el caso Cifuentes

14

PP y Ciudadanos prosiguen su relación amor-odio, conscientes de que su caladero de votos sigue aumentando. Da igual que los acuerdos que ambos partidos sellaron para la investidura de Mariano Rajoy no se cumplan. Ambos partidos ya han llegado a un entendimiento para los presupuestos del 2018.

Al parecer, en el partido naranja ya se están acostumbrando al “código Mariano” que tan bien asentado está en TODO el Partido Popular. Dicho código se basa en dos reglas fundamentales: no hacer nada y dejar que pase el tiempo. Actualmente, el gran paradigma de esa particular relación entre las derechas de nuestro país lo encontramos en la presidencia de la Comunidad de Madrid, tras la supuesta falsificación del trabajo de fin de máster de Cifuentes.

“Todas las coberturas de prensa siempre deben tener preguntas”, decía Cristina Cifuentes en 2015 cuando se le preguntaba por la comparecencia de Rajoy a través del plasma. Sin embargo, la reacción de la presidenta de la comunidad madrileña ha sido exactamente igual que la de Mariano Rajoy cuando se destapó el caso Gürtel.

Negar la evidencia y afirmar que está siendo víctima de una cacería política y mediática (con plasma incluido), mientras pruebas y más pruebas se agolpan en su contra. Por lo que parece, la gran esperanza de la regeneración política en el PP es más de lo mismo. Entretanto, su socio de gobierno (Ciudadanos), le sostiene sin titubeos mientras serenamente reclama explicaciones.

Mientras tanto, la gran pregunta es: ¿Dimitirá Cristina Cifuentes? En Alemania se han destapado recientemente varios casos similares al de la presidenta del PP madrileño. Todos ellos han acabado en dimisión. Ahora bien, ¿la democracia que existe en Alemania es comparable a la que existe en nuestro país? Creo que todavía no somos conscientes de la impunidad en la que han vivido (y viven) nuestros políticos, especialmente los del Partido Popular.

¿Dimitió Monago cuando se hicieron públicos sus viajes a las Canarias, en clase business, con dinero público? ¿Dimitió Fernández Díaz cuando se descubrió que utilizaba el aparato del Estado para perseguir a adversarios políticos? ¿Dimitió Soria cuando se desveló que un empresario turístico le había pagado las vacaciones a él y a su mujer en un hotel de lujo en Punta Cana? ¿Dimitieron Cospedal, Arenas y Rajoy cuando sus nombres aparecieron en los llamados papeles de Bárcenas? Si España fuera un país democrático normal, Cristina Cifuentes ya sería historia. Según parece, la única manera de que un dirigente del PP abandone su escaño son las elecciones.

1 Comentario

  1. Gran final! Triste verdad… Están todos como garrapatas y en España, que nadie dice ni mú. Eso es lo más triste los votantes que son incapaces de sacar las uñas y aún los defienden como si de su equipo de fútbol se tratase.

DEJA UNA RESPUESTA