El expresidente catalán, Carles Puigdemont, ha comparecido este mediodía mañana en Berlín por primera vez ante la prensa desde su salida de prisión. Puigdemont fue puesto ayer en libertad bajo fianza por un tribunal regional alemán y ahora piensa fijar su residencia en Berlín, según ha confirmado ante un nutrido grupo de periodistas internacionales y españoles en la capital alemana.

Según informa EL PAIS, Puigdemont ha asegurado que “de momento seguiré en Berlín, esta es mi residencia hasta el final de este proceso judicial; espero volver a la normalidad. Estuve aquí hace 30 años y es una de las ciudades más interesantes de Europa”. Puigdemont huyó de España hace cinco meses, donde se encuentra procesado por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos.

El expresident no podrá salir de Alemania mientras dure la tramitación de la extradición solicitada por España, según las condiciones fijadas por la Audiencia Territorial del Landalemán de Schlewsig Holstein. Puigdemont fue detenido el pasado 25 de marzo en el norte de Alemania, cuando viajaba desde Dinamarca rumbo a Bélgica donde había fijado su residencia en los últimos meses. Su intención, sin embargo, como repitió varias veces es volver a Bélgica, donde fijó su residencia hace cinco meses.

Puigdemont pidió en Berlín “que se respeten los derechos de Jordi Sánchez, número dos de JxCat a presidir la Generalitat. El exlíder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) se encuentra encarcelado en la cárcel madrileña de Soto del Real por su participación en el proceso independentista. Puigdemont recordó que él solo renunció a ser candidato de forma “provisional” y consideró “un buen comienzo” que Jordi Sànchez pudiera ser presidente. “Ahora toca investir a Jordi Sànchez porque tiene el derecho a ser presidente y lo dice Naciones Unidas”.

En respuesta a las preguntas de los periodistas, el expresidente catalán pidió que se permita al Parlamento catalán “elegir sin restricciones” a uno de sus miembros como presidente de la Generalitat. Dijo también que la independencia de Cataluña era su propuesta, pero “no la única solución”. “Siempre he dicho que la independencia no es la única solución posible; aceptamos que puede haber otras salidas”, dijo en tono conciliador.

Asimismo, considero que no tiene “por qué renunciar [al acta de diputado], tengo mis derechos como diputado intactos, he presentado una demanda ante la ONU para que se respeten mis derechos y debo pedir que se respeten los derechos de todos los diputados”.

A las autoridades españolas les pidió “diálogo” y consideró que su proceso jurídico en Alemania, donde la justica ha descartado extraditarle por rebelión, “abre una nueva puerta para el diálogo y la negociación política.

Puigdemont eligió un local para organización de eventos sociales de grupos progresistas en Kreuzberg, el barrio berlinés célebre por su multiculturalidad para presentarse ante la prensa en Alemania. Al término del encuentro, paseó por el barrio despertando la curiosidad de los vecinos, sorprendidos por al presencia de la comitiva ataviada con lazos amarillos.

DEJA UNA RESPUESTA