Nos traen la denuncia de que gran parte de los amarres adjudicados por parte de puertos IB, son objeto de especulación por parte del titular temporal del amarre.

La adjudicación temporal de puesto de amarre, es exclusiva al titular, y lo que ocurre en muchos casos es que éste  arrenda o vende dicho amarre, llegando a un acuerdo con otra persona la cual tiene que poner la mitad de la embarcación a nombre del titular del amarre y pagar (presuntamente) un dinero por poder usar dicho amarre.

Esto, según el denunciante, ocurre en todos los puertos IB, ralentizando las listas de espera de amarre y propiciando que solo la gente con más poder adquisitivo pueda acceder de manera legal-fraudulenta a un amarre en les Illes Balears.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.