Meliá Hotels International ganó 22,1 millones en el primer trimestre de 2018, un 18,9% más que en el mismo periodo de 2017.

La positiva evolución del negocio hotelero en moneda constante se vio, sin embargo, afectada por la fuerte depreciación del dólar frente al euro (-15% frente al primer trimestre 2017), ya que una gran parte de los ingresos del grupo se producen en dólares, mientras que la Compañía consolida sus cuentas en euros.

El efecto dólar afectó así al cómputo de los ingresos (€ 401,1Mn) que descendieron un 2% en euros, cuando en moneda constante se incrementaron un 4,2%; o al Ebitda, que se reduce un 1,1%, cuando en moneda constante se habría incrementado un 13,8%, con 148 puntos básicos de mejora del margen.

Meliá continúa con su exitosa estrategia de transformación digital, con incrementos muy significativos de las ventas a través de su canal directo de venta al cliente (+8,9% en moneda constante) en el primer trimestre.

La plataforma de reservas online para cliente profesional o B2B, MeliaPro, crece un 6,9% en el primer trimestre en ventas y destacamos los crecimientos de EMEA (+21,4%) y APAC (+18,5). Igualmente, es destacable el crecimiento de las peticiones de Grupos recibidas a través del nuevo portal MELIA PRO MEETINGS, donde han aumentado un 30,48%. Las campañas digitales y la optimización y creciente penetración de la plataforma permitieron incrementos muy significativos de las ventas directas online del grupo, especialmente en la división Mediterráneo, con un 46% de incremento, EMEA con +22% de ventas, Asia con un +20%, o España-hoteles urbanos con +15,5%.

En cuanto a los resultados financieros, se registra un ligero incremento de la deuda, que pasó de € 593,7 millones en diciembre de 2017 a € 639,8, manteniéndose el ratio de deuda neta. Gracias a la disminución de la deuda bruta y al descenso en el tipo medio de interés, la Compañía disminuyó sus gastos financieros en un 20%.

Por lo que respecta al comportamiento de la acción en el mercado de valores, la cotización durante el periodo se mantuvo estable (con un ligero descenso de -0,1%) superando a la media del Ibex 35, que descendió un 4,4% frente al mismo periodo de 2017. Hasta la fecha, la evolución del valor de Meliá ha sido de +7,7%, mientras el Ibex 35 solo registró un incremento del 0,9 %. El beneficio por acción se incrementó igualmente en un 18,9%.

DEJA UNA RESPUESTA