La Asociación Vecinal del Coll d’en Rabassa, y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma han presentado alegaciones contra el proyecto del ‘Tramo I’ de la vía conectora, que consideran un “atentado ecológico”.

Así lo han expresado en una nota de prensa en la que explican que sus alegaciones van acompañadas de 1.410 firmas, recogidas por los vecinos del barrio en “un tiempo récord de cuatro días”.

De este modo, los vecinos del Coll han querido responder “de manera contundente” en contra del proyecto redactado por los técnicos del Departamento de Territorio del Consell.

Según las asociaciones vecinales, en el tramo de la vía conectora, comprendido entre la rotonda de la carretera de Manacor y el centro comercial, el proyecto prevé la construcción de hasta siete rotondas, “algunas de las cuales tienen hasta nueve metros de altura, constituyente un verdadero talud, con un impacto visual brutal”.

Además, el proyecto prevé que las aguas pluviales se canalicen hacia el torrent Gros, “con lo cual finalmente acabarán vertiendo al mar en la zona de la playa de Ciutat Jardí todos los restos de los contaminantes como alquitranes o aceites de motor”

Las asociaciones de vecinos han protestado porque esta playa es “ya de por sí muy castigada por los vertidos de la depuradora número 2” y creen que habrá “peligro de que pueda ser clausurada para los bañistas”.

“Desde nuestro punto de vista, el proyecto en sí mismo constituye un atentado ecológico”, han denunciado.

Por otra parte, los vecinos consideran que el carril bici proyectado constituye “un circuito muy peligroso, tanto para los propios ciclistas como para los peatones, que en la práctica, creerán más seguro usar el coche por sus desplazamiento a las numerosas instalaciones de la zona”.

Por ello, las asociaciones han dicho ‘rotondament no’ al proyecto del Consell, que, además, sostienen que “no ha sido consensuado con los vecinos”. “¿Dónde está la democracia, transparencia y participación de la que presume la consellera Garrido?”, se han preguntado.

DEJA UNA RESPUESTA