La enmienda Nadal que convierte la Ley de vivienda en Ley Nadal

147

He de reconocer que uno de los días más duros como política en el Parlament Balear ha sido el pasado martes 29 de mayo.
El presenciar directamente como partidos que se denominan de izquierda y defensores de los más vulnerables se pasaban por el forro de sus zapatos lo más importante para mí de la democracia, “la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley”.
Porque de eso se trataba al dar luz verde a esta enmienda que permite convertir en hotel el uso de la residencia deportiva del Centro Rafael Nadal dentro de la ley de Vivienda, en cristalizar en el Parlamento Balear la existencia de unos ciudadanos más iguales que otros. Y nada menos, que dentro de la Ley insignia de la izquierda. La ley que debía venir para ayudar a paliar los graves problemas de vivienda que tienen los colectivos vulnerables y trabajadores de esta tierra.
Con la permisividad de MésxMallorca y Podemos, una vez más se visualiza la sumisión de la clase política gobernante a los intereses de los poderosos. Una vez más el bipartidismo PP-PSOE gana la partida e impone su ley. Lo pueden vestir como quieran pero esa es la pura realidad.

El otro mensaje subliminal es que por permanecer en la silla “lo que sea”. Més y
Podemos en la Cámara Balear se han convertido en satélites del Psib y tragan lo que sea
por mantener su estatus.

La Cámara del Parlament Balear, se convierte un día más en un teatro, donde unos y
otros realizan una actuación para sus parroquias más fieles, cubriendo con múltiples
capas de recursos dialécticos la realidad que se palpa en las calles, en el conjunto de la
sociedad balear que no se sabe si gobiernan izquierdas o derechas; porque las medidas
llamadas de izquierda no llegan a los destinatarios, por una mala gestión o por falta de
presupuesto necesario que acompañe su materialización.

Confieso que no me pude mantener en la Cámara con el empaque que corresponde a un
representante de los ciudadanos y me salí para no votar. Porque para mí votar esta ley
sería legitimar el atropello al principio de igualdad recogido en el artículo 14 de nuestra
Carta Magna.
Estos atropellos de los poderosos, frente a la gente corriente fue lo que me hizo salir de
mi casa y colocarme en primera línea política. Así por coherencia con los principios que
me trajeron a este Parlamento, me seguiré oponiendo a esta ley con los recursos a mi
alcance, que se ven reducidos a:

– Queja ante el Defensor del Pueblo, solicitando su amparo y la promoción del recurso
de constitucionalidad correspondiente
– Denuncia ante la Oficina Anticorrupción para solicitar su investigación ante un posible
trato de favor.
– Al eximir, mediante ley al Sr. Nadal de solicitar licencia municipal, se cierra la vía de
acceso indirecto al Tribunal Constitucional, a través de la jurisdicción contenciosoadministrativa.

Quiero manifestar también que no tengo nada personal contra uno de los mejores
deportistas de todos los tiempos, Rafael Nadal. Y que no me hubiese opuesto a que se
hiciese una normativa que diese a los centros deportivos la opción de convertirse en
Hotel, aludiendo a la diversificación del modelo turístico, alegando promoción de un
turismo de calidad y desligado al Sol y Playa. Estos beneficios se darían a
emprendedores con un tipo de actividad empresarial determinada y sin crear un
urbanismo a la carta para un caso particular. Una regulación transparente y fuera de la
Ley de Vivienda.

Desgraciadamente estoy siendo espectadora privilegiada de cómo la izquierda, -tal y
como ellos se dicen llamar (Mes, Podem y Psib)-, piensa que para ganar las próximas
elecciones sólo hay que incidir en la corrupción del PP; pero méritos de gestión en esta
legislatura para ganar por derecho, muy pocos o ninguno, me atrevería a decir. Con todo
esto que vengo a denunciar, no se crean que hablo de un caso aislado, recordar la
enmienda Matutes, por ejemplo. El llamado urbanismo a la carta se ha convertido en un
signo de continuidad política del PSIB respecto a las prácticas del PP. En esta afirmación
coincido con los colectivos ecologistas como el GOB, o Terra Ferida, que hacen una
labor imprescindible por la defensa del territorio y el medio ambiente, que son los
auténticos tesoros que tenemos en las Baleares.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.