IBFamilia pide que se prohíba el uso de los teléfonos móviles en los centros educativos

8
niños móviles

El Instituto Balear de la Familia (IBFamilia) ha pedido este domingo al Govern que estudie la prohibición del uso de teléfonos móviles por parte de los alumnos en los centros educativos de Baleares, como medida ante el fracaso escolar.

En una nota de prensa, la entidad ha avisado al Govern que actualmente, a las 12 años, cuando comienzan Secundaria, tres de cada cuatro niños tienen un teléfono móvil.

“Esto significa que la mayoría de los niños asiste al colegio con un móvil en el bolsillo o en la mochila, salvo que el colegio los prohíba expresamente y aún así muchos lo llevan”, ha recalcado el Instituto.

Con todo, “hay colegios que permiten su uso dentro del colegio, e incluso en las propias aulas como una herramienta educativa”. “Les permiten utilizarlos puntualmente en clase para buscar información e investigar”, ha apuntado IBFamilia.

Para la entidad, el principal argumento para prohibir el móvil en los colegios es “la distracción que les genera estar mirando la pantalla en lugar de prestar atención a lo que sucede en clase”. “Precisamente uno de los problemas en las aulas es conseguir que los niños presten atención, por lo que si además se permitiera el uso del móvil sin ningún tipo de control, sería el caos, además de la poca interacción entre compañeros en el patio de recreo”, ha advertido.

Igualmente, IBFamilia ha avisado que otro problema es que el uso del móvil “perjudique las relaciones personales con los compañeros por estar más pendientes de la comunicación digital que de la presencial”, “por no hablar del peligro que puede tener el uso del móvil para los casos de ciberacoso”.

En esta línea, IBFamilia ha citado un estudio de la London School of Economics que concluyó que “las escuelas que prohíben a los estudiantes llevar los teléfonos a clase han visto una clara mejora en los resultados de las pruebas académicas”.

“Se ha descubierto que el impacto de prohibir los teléfonos a los estudiantes equivale a una hora adicional de clases por semana, o a aumentar el año escolar en cinco días”, concluye IBFamilia.

DEJA UNA RESPUESTA