El mallorquín Lluís Francesc Ladaria Ferrer será nombrado cardenal por el Papa Francisco en un consistorio ordinario que tendrá lugar este jueves en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

El Papa anunció en mayo la creación de 14 nuevos cardenales, entre los que, junto a Ladaria, se encuentra otro español, el padre claretiano Aquilino Bocos, natural de Valladolid.

Con motivo del nombramiento, una delegación de la Diócesis de Mallorca, encabezada por el obispo Sebastià Taltavull, se desplazará a Roma.

El consistorio ordinario público para la creación de nuevos cardenales tendrá lugar a las 16.00 horas, y de 18.00 a 20.00 horas se realizarán visitas de cortesía a los nuevos cardenales.

Al día siguiente, en la Plaza de San Pedro, el Papa presidirá la Misa de San Pedro y San Pablo con la participación de los nuevos cardenales.

En Manacor, la agrupación de Ciudadanos (Cs) solicitó al Ayuntamiento que un representante local asistiera a la ceremonia en representación del municipio. Cs también ha propuesto organizar un homenaje al jesuita, quinto cardenal de la historia de Mallorca y el primero de Manacor.

El arzobispo español, Luis Ladaria, nacido en 1944, ocupa uno de los cargos más importantes del Vaticano, como prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, podrá votar al futuro Sumo pontífice en un eventual cónclave.

Luis Ladaria descubrió su vocación cuando estudiaba Derecho, y mantiene el estilo del voluntario unido a una gran preparación teológica. Es doctor en Derecho por la Universidad de Madrid y en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde fue profesor de Teología Dogmática y vicerrector de 1986 a 1994. Es Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca y la Universidad Pontificia Comillas, de Madrid.

Ingresó en la Compañía de Jesús con solo 22 años, siendo ordenado sacerdote en 1973. Tras completar sus estudios de Filosofía en Comillas y los de Teología en la alemana Universidad de Sankt Georgen, en Frankfurt, se doctoró en la Gregoriana de Roma.

En la Santa Sede ha confirmado su gran prestigio como uno de los puntales teológicos del presente, como miembro de la Comisión Teológica Internacional, desde 1992, nombrado por Juan Pablo II, y como consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en 1995, también por designación de Wojtyla, Juan Pablo II.

Tras su elección en 2004 como secretario de la Comisión Teológica Internacional, en 2008 Benedicto XVI también apostó por él y en 2008 lo nombró ‘número 2′ de Doctrina de la Fe, recibiendo muy poco después la ordenación arzobispal.

La lista de purpurados que completan la renovación del colegio cardenalicio anunciado por Francisco son el limosnero pontificio, el polaco Konrad Krajewski; el sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu; y el Vicario General de Roma, Angelo De Donatis.

Además, se encuentran el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphaël I Sako; el arzobispo de Karachi (Pakistán), Mons. Joseph Coutts; el Obispo de Leiria-Fátima (Portugal), Mons. António Marto y el arzobispo Metropolitano de Huancayo (Perú), Mons. Pedro Barreto; el arzobispo de Toamasina (Magadascar), Desiré Tsarahazana; el arzobispo de L’ Aquila (Italia), Giussepe Petrocchi y el arzobispo de Osaka (Japón), Thomas Aquinas Manyo.

Junto a Bocos, que nació en Canillas de Esgueva (Valladolid) en 1938, el Papa ha creado otros dos cardenales con más de 80 años, a los que distingue de esta forma con un título honorífico.

Se trata del arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Xalapa, Veracruz, (México) Sergio Obeso Rivera, y el prelado emérito de Corocoro (Bolivia), Toribio Ticona Porco. Según ha explicado el Papa son “un arzobispo, un obispo y un religioso que se han distinguido por su servicio a la Iglesia”.

Francisco ha hecho este anuncio durante el Regina Coeli, el rezo dominical pronunciado el día de Pentecostés, el día en que los católicos celebran la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles.

DEJA UNA RESPUESTA