Tirme se convierte en la primera empresa de Balears que recibe el certificado de “buen gobierno”

12

El Director General de Tirme, Rafael Guinea, ha recibido por parte de la Directora de Aenor de Balears, Soledad Seisdedos, el certificado que acredita que la empresa ha implantado un sistema de gestión basado en los principios de transparencia y buen gobierno, y en el fomento de una cultura ética en el desarrollo de su actividad.

Según ha informado la empresa en un comunicado, el acto ha estado presidido por la Consellera Ejecutiva de Medio Ambiente del Consell de Mallorca, Sandra Espeja.

De este modo, Tirme se ha convertido en la primera empresa de Balears, y la primera empresa de tratamiento de residuos en España, que obtiene esta certificación, en línea con las empresas líderes en nuestro país en materia de transparencia y buen gobierno.

Acredita así el cumplimiento de la Norma UNE 19601 sobre el Sistema de Gestión de Compliance Penal, el cual contribuye a generar confianza ante los grupos de interés, como clientes, accionistas y administraciones públicas, ayudando a consolidar la reputación de las organizaciones.

La implantación de esta certificación permite a las empresas la gestión segura de la organización estableciendo una cultura de integridad, transparencia, honestidad y cumplimiento estricto de toda la normativa que les afecta.

Durante el acto, Espeja ha dado la enhorabuena a la empresa por la certificación destacando que “en esta era de nuevas políticas es importantísimo que empresas que trabajan con las instituciones públicas valoren aspectos como la transparencia, la gobernabilidad, la participación y el trabajo en la mejora continua en todas las variables, ambiental, institucional, social”.

Por su parte, Guinea ha agradecido la presencia de las autoridades y los responsables de Aenor y ha resaltado que “el objetivo de la certificación ha sido buscar la transparencia y el buen gobierno en una empresa que es una concesionaria de un servicio público generando así confianza en la sociedad”.

DEJA UNA RESPUESTA