Los organizadores de la marcha ‘Des Güell a Lluc a Peu’ han decidido cancelarla por “falta de financiación”. Por otra parte, existe una parte de la organización que afirma que sí se va a celebrar, por lo que se quieren reunir con la delegada del Gobierno,Rosario Sánchez para encontrar una solución.

Según informa Diario de Mallorca, el presidente del Grup Güell, Isaac Hernández, sostiene que ve “poco viable” que la organización pueda asumir el elevado coste que conlleva la seguridad de este evento sin la ayuda de las instituciones públicas ya que la colaboración privada se ha reducido este año a un tercio del gasto total, que asciende  a 40.000 euros. Hernández explica que algunas de las empresas que han colaborado en ediciones pasadas “han sufrido cambios internos” por lo que han retirado las aportaciones para la marcha.

La incapacidad de los promotores para garantizar la seguridad del acto sin respaldo económico es uno de los principales motivos que han llevado a la suspensión. “Tenemos que ser serios. Las incidencias van aumentando en cada nueva edición de los 48 kilómetros de recorrido y somos incapaces de hacer posible una marcha segura. Por eso hemos tomado esta difícil decisión”, lamenta el presidente de los organizadores quien considera que la ayuda de los marxaires, del centenar de voluntarios que participan y colaboradores resulta “insuficiente” ante la magnitud del acto.

Por este motivo mantiene que aunque el Consell les comunicara hoy que reciben la subvención pública “sería complicado poder llevar a cabo esta tradición a menos de un mes de su celebración porque hay que mover a muchas más entidades privadas que no están dispuestas a colaborar”, manifiesta el portavoz de los organizadores.

Una apreciación que también comparte Pedro Guasch, miembro de la junta directiva, que este mediodía ha acudido a la plaza Güell de Palma para anunciar la suspensión junto al presidente y otros miembros de la entidad como Marina Guasch, Guillem Sampol y Francisco Jover.  El creador de la subida de Lluc a peu y presidente honorífico, Tolo Güell, no ha asistido esta mañana a este anuncio pero ayer lamentó la falta de apoyo de las instituciones a una marcha que comenzó en 1973 entre un grupo de amigos y familiares y que cuatro décadas después se ha convertido en una de las tradiciones más destacadas de la isla.

Ensenyat garantiza la ayuda

Por su parte, el presidente del Consell considera “fundamental” que la prueba se haga y está dispuesto a intentar buscar una solución. Además, recuerda que en su momento, la institución insular ya evitó la desaparición de esta prueba y también apoyo la marcha desde los pueblos de la Part Forana hasta Lluc que se celebra a mediados del mes de septiembre.

La subida a Lluc nació por casualidad, cuando a la hija de Tolo Güell le explotó un sifón en las manos sin que ocurriera, afortunadamente, ninguna desgracia. Uno de los amigos reunidos dijo que había sido un milagro y sugirió subir a Lluc para dar las gracias a la Vírgen. Lo que empezó con un grupo de unas treinta personas, año tras año, se fue convirtiendo en una llamada para todos los mallorquines, y en la actualidad el santuario recibe cada primer domingo de agosto alrededor de 7.000 marxaires.

DEJA UNA RESPUESTA