Fuera de juego

26

Una vez conocido el resultado de la primera parte del ‘engendro’ pepero para designar a su futuro líder, lo primero que se ha detectado en los medios afines a la izquierda ha sido su incomodidad frente al éxito de Casado.

Algunos, estómagos agradecidos, llevaban ya varias semanas intentando desacreditar a este aspirante en base a su supuesto ‘aznarismo”. ¡Qué le vamos a hacer! Siempre respirando por la herida, sin importarles la realidad. No olvidan ni olvidarán.

Si algo parece obvio (a la vista de lo ocurrido con Rajoy desde el Congreso de Valencia), es que el PP necesita regenerarse y/o refundarse. Para entender y ver esta realidad evidente, no es necesario ser Aznar ni ser aznarista. Basta con un mínimo de observación, diagnosticar la situación y valorar la realidad de lo que ha sido el PP durante el liderazgo de Rajoy, compartido con Sáenz de Santamaría. Si algo ha significado, ha sido la negación misma del PP.

¡Una evidencia! Precisamente por ello, el votante ha huido a C’s y a Vox. Es más, continuará esta sangría, salvo que el PP vuelva a sus esencias. Si se trata –yo así lo creo- de regenerar y/o refundar el partido, mucho militante del PP está dando palos de ciego.

La Sra Sáenz de Santamaría (la deseada por la izquierda y hasta por C’s) no va a regenerar nada. Es más de lo mismo. Eso sí, puede garantizar la continuidad en el cargo a cierto número de afiliados y cargos actuales del partido. Es esto lo que muchos buscaron el otro día, otorgándole su voto, y lo que pueden buscar en el inmediato Congreso. Pero, ni regenerará el partido ni será una elemento activo y positivo de la derecha en España. Garantizará el pesebre a unos cuantos peperos (que se sirven a sí mismos) durante un cierto tiempo, pero nada más. ¡No les dará vergüenza!

Ante esta probable intencionalidad, parece oportuno recordar a tanto  pepero cómplice, a los compromisarios, que ha llegado su hora, la de la verdad, la que les va a retratar definitivamente. Por una vez, deberían intentar ser coherentes con lo que afirman de boquilla, ser generosos y pensar en función del interés general, al servicio de la recomposición de la derecha, en apoyo de un intento serio por ser de nuevo elementos activos y decisivos en la solución de los problemas de España. ¿Es mucho pedirles? Si alzan, como líder del PP, a quien, con el liderazgo de Rajoy, ha secundado la destrucción del PP y de la propia España, se acabó,  actuarán contra la mayoría manifiesta de los militantes y contribuirán activamente a impedir un centro derecha responsable.

Mal que les pese (¡quién te ha visto y quién te ve, posible cómplice pepero), ha llegado el momento de significarse. Lo que, desde hace mucho tiempo, ha faltado en el PP y lo que está faltando ahora, en un momento tan decisivo de su historia, como el presente, es la voz coherente y atrevida, la voz responsable y comprometida, la voz independiente de muchos de sus supuestos líderes. Les es exigible, ante la partida que se está jugando, una clara implicación y dejarse de tanta hipocresía, de tanta equidistancia y de tanta doble moral. Esto es predicable de Aznar y de otros muchos, que callan.

Aquí en Mallorca el espectáculo ha sido grandioso. Han querido hacernos creer que apoyaban a Casado, cuando todo el mundo sabía y sabe a quién han apoyado. Ahí estaba el inane Biel Company, con su corte de talentos aduladores y caza tesoros. Por no faltar, estuvo hasta Cañellas, presto a hacerse la foto con Casado. ¡Lo que hay que ver! Pues bien, perdieron en casa y han perdido en el Congreso. ¡Vaya gente lleva mi carro! ¡Vaya ojo avizor! ¡Qué Dios se lo conserve a todos!

Esta gente pretende ganar las próximas elecciones a la izquierda. Esta es la gente que siempre ha proclamado que son ellos (nosotros) quienes dirigen el cotarro. A este paso, gane quien gane el Congreso, aquí en Mallorca sólo les puede salvar el fracaso del adversario. ¡Como para apoyarles! Ya es sabido que nadie que no sean ellos (o claudique totalmente ante la tribu que representan) puede levantar la voz. ¡Quién se ha creído este Casado para que venga a aquí a decirnos –comentaban el otro día por lo bajines-  qué tenemos que hacer!  No lo duden. Esta es la postura del ‘regionalista’ pepero respecto al forastero. ¡Qué les vote su tía!

DEJA UNA RESPUESTA