Las enmiendas lazarillo del PSIB

82

La picaresca del PSIB con las enmiendas a sus propias leyes se han convertido en un Modus Operandi. La famosa enmienda Nadal no fue la primera, ni será la última de las jugadas que el PSIB realiza para transformar aquello que es de Interés General en un favor concreto, y con una coartada colectiva. Quiero decir, que se favorecen a personas, empresas, o Lobbys concretos, y la justificación de tales acciones políticas recaen siempre en la voluntad democrática de la cámara. Este fue el argumento del conseller Pons con la enmienda Nadal, “son ustedes quienes lo deciden en esta cámara (…)”.

La última víctima fue la Ley de Vivienda que terminó siendo la coartada para un pelotazo, mientras el viernes mismo se seguían desahuciando a señoras indefensas. La próxima víctima será la Ley de Seguridad en el Trabajo. Ley que será asaltada por enmiendas sin pertinencia alguna, con forzadas argumentaciones que permitirían amplias interpretaciones para hacer y deshacer como les venga en gana. En concreto, estoy hablando por un lado, de la enmienda sobre la Oficina Anticorrupción que quieren introducir la triada del poder (PSIB, Més, Podem), y por otro lado, una enmienda del PSIB a modo de disposición adicional en la Ley de Seguridad en el Trabajo, que valiéndose en un valor capital como es la igualdad, dictan la gratuidad del parking de son Espases, algo que ya hace un año, el 9 de Junio del 2017 reclamaban los sindicatos médicos.

A priori, todos estaríamos de acuerdo con la gratuidad del parking, pero hay varias razones -cuanto menos sombrías- que gravitan entorno a esta decisión:

a) El modus operandi: el cual funciona desbloqueando cuestiones que para llegar a término tienen un largo procedimiento administrativo mediante Leyes autonómicas, hecho que funciona no solo como procedimiento abreviado, sino que a la par, cumple como coartada política, pues las leyes las votamos todos.
b) El falso Interés General: En virtud del bien común, se excluye a los principales interesados y afectados del problema, mediante método abreviado se toma una decisión como única posible. Sin valorar más costes, ni ventajas, ni agravios. Que por definición benefician a unos y no tanto a otros. Ya pasó con la enmienda Nadal, ahora con el Parking de Son Espases se va a favorecer a la que ya es empresa concesionaria. Pues dentro del monto presupuestario, lo destinado al parking puede ser empleado para cubrir otros vacíos.
c) O conmigo o contra mí: La habilidad del PSIB radica que nos situá a todos en un lugar incomodo: O le apoyas, o te alineas contra ellos. No hay posibilidad de hacer política. No se puede negociar, no puede haber alternativa alguna, pues el propio procedimiento que hemos visto que toma el PSIB, excluye tal posibilidad.

No nos engañemos, lo que subyace en todo interés de gestión es la rentabilidad, aunque en política esta rentabilidad no tiene porque ser económica, basta recoger réditos electorales y favorecer a grupos concretos que luego te devolverán con creces. En este caso, hay una empresa concesionaria, y así mismo, dos tipologías de trabajadores, los estatutarios o públicos, y los contratados, y es probable que con esta jugada del parking gratuito se maten dos pájaros de un tiro, y quizás algunos trabajadores estatutarios sean rehubicados ante su condición combativa que reacciona ante las malas prácticas de la concesionaria. O quizás tenían alternativas para conseguir un parking gratuito sin pasar esta enmienda en la Ley de Seguridad en el trabajo, o quizás podían haber expropiado unos terrenos que hay enfrente y que son del señor Cursach. O quizás la mejor solución no es pagar 285.000 euros cada año a la concesionariade Son Espases para poder ocupar 944 plazas. Quizás la mejor solución no es comprar los derechos de explotación de la concesionaria.

Quizás lo realmente socialista sería impulsar y favorecer el transporte público, por lo menos para los trabajadores de la casa. Pero mientras tanto, tienen sus enmiendas lazarillo que les facilitan la picaresca. En cualquier caso, pronto se destapará que se cuece aquí y con otras enmiendas lazarillo. De momento, me queda ir informando a la ciudadanía de estos tejes y manejes que aquellos que fuimos votados para el cambio político no podemos permitir. Montse Seijas, diputada por Menorca, en el Grupo Mixto.

DEJA UNA RESPUESTA