Los niños enfermos de cáncer están en habitaciones “inhumanas” de Son Espases

49

Raúl Gil es padre de un niño de 6 años enfermo de cáncer atendido en la sección de Oncología Pediátrica del Hospital de Son Espases de Palma. En el programa 4 Directe de Canal 4 Ràdio ha denunciado la situación “inhumana” que padecen en el centro sanitario por la ubicación de las habitaciones: “En todo el día no entra ni un rayo de sol. Durante las 24 horas debemos tener las luces encendidas. Frente a la ventana hay una pared gris. Estamos en el fondo de un patio interior”.

Gil ha denunciado esta situación en repetidas ocasiones, como ya han hecho anteriormente otros padres y madres, la Asociación de Niños Oncológicos Aspanob y los profesionales sanitarios sin que la dirección de Son Espases, del IB-Salut o de la Conselleria de Salut del Govern hayan respondido a sus reclamaciones.

En el último Consell de Govern se ha aprobado realizar obras en la sección, pero sin trasladarla de lugar: “Eso no solucionará el problema. Nos dicen que las habitaciones serán mayores y con más ventanas, pero seguiremos en el fondo de un patio interior, con la misma pared gris delante. Invito al director del IB-Salut y a la consellera a pasar una tarde sentados en el sillón de la habitación, con la pared enfrente”.

También ha destacado Gil que “la comida que le dan a los niños con cáncer es exactamente la misma que le dan a una persona operada de rodilla. Pero la radioterapia te produce un cambio en el gusto. Todo te sabe a metálico. Y esto en la dieta no se contempla. Los niños deben comer, da igual si es un poco menos sano, pero es necesarfio que coman y con la dieta rechazan muchos alimentos”.

1 Comentario

  1. Es una pena que con todo el horror que pasan estas familias tengan que aguantar estas condiciones de mierda. Y perdón por la expresión, pero es lo que me parece.
    No les costaría nada habilitar una zona donde los niños puedan estar a gusto y que puedan comer algo rico.
    Espero que tomen nota los responsables de esta situación.

DEJA UNA RESPUESTA