La Audiencia Provincial ha concedido a la ex presidenta del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar, un permiso ordinario de tres días para salir de prisión, con presentaciones diarias y bajo tutela en un domicilio señalado.

Además, como condición para disfrutar de este permiso la Sala impone a Munar -quien también fue presidenta del Parlament- la retirada del pasaporte y le prohíbe abandonar Mallorca. La interna deberá presentarse diariamente ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y la tutela recae sobre su esposo.

Munar ha obtenido este permiso tras impugnar la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que había denegado su solicitud. La Sección Primera de la Audiencia ha estimado su recurso de apelación y ha revocado el auto del Juzgado.

La expolítica se encuentra ingresada en el centro penitenciario de Mallorca. Su defensa, que ejerce el abogado Gaspar Oliver, reclamaba que se le concediera este permiso argumentando ha ido afrontando las responsabilidades civiles de las condenas que pesan sobre ella, con su patrimonio personal y familiar.

En particular, el abogado recalcaba que Munar tiene embargada la totalidad de su patrimonio, valorado en más de cuatro millones de euros, y que ya ha satisfecho multas y responsabilidades pecuniarias por medio millón de euros.

Además, alegaba que otro de los condenados por los mismos hechos que Munar, el exvicepresidente del Consell de Mallorca, Miquel Nadal, ya tiene casi el tercer grado y ha disfrutado de varios permisos, mientras que la expresidenta no ha obtenido ninguno todavía.

También aludía a un informe del psicólogo de la prisión, que reseñaba un mayor reconocimiento de la responsabilidad delictiva por parte de Munar; y destacaba que de hecho, en uno de los juicios sobre Can Domenge reconoció los hechos y pidió perdón.

Finalmente, señalaba la “buena y normalizada conducta” de Munar dentro de la cárcel, donde participa en múltiples actividades y mantiene “buena relación” tanto con los profesionales como con las demás internas.

La Fiscalía se opuso a estos argumentos y solicitaba confirmar la denegación del permiso, pero la Audiencia considera que reúne los requisitos objetivos para obtener un permiso de salida.

LA CONDENA QUEDARÁ EXTINGUIDA EN JULIO DE 2027

Munar cumple una condena de 14 años de cárcel por delitos de descubrimiento y revelación de secretos, fraude a la administración, malversación y cohecho. En esta línea, la Audiencia ha tenido en cuenta que ya ha cumplido más de la cuarta parte de la condena, que quedará extinguida en julio de 2027, y estará cumplida en tres cuartas partes en 2024. Actualmente, la exdirigente de Unió Mallorquina (UM) se encuentra clasificada en el segundo grado penitenciario.

Igualmente, antes se le habían denegado permisos porque todavía tenía causas pendientes o porque no había asumido responsabilidades penales y civiles, una situación que ahora ha cambiado.

Por otra parte, aunque la Sala admite la gravedad de los delitos por los que ha sido condenada Munar, subraya que no pueden ser eternamente un obstáculo para poder disfrutar de un obstáculo “en quien ya lleva cinco años de prisión cumplidos”.

En esta línea, argumentan que se trata de delitos que Munar cometió aprovechándose de su condición de máxima responsable política de una institución pública, una situación que “es muy difícil que vuelva a producirse” tanto por la inhabilitación que pesa sobre la interna como por la improbabilidad de que alguna formación le permita volver a optar a un cargo en sus listas.

DEJA UNA RESPUESTA