La justicia alemana ha decidido extraditar a España al expresidente catalán Carles Puigdemont por el presunto delito de malversación de fondos, pero no por el de rebelión.

De todas maneras, la Audiencia territorial no apunta fechas concretas ni un período en el que se deba llevar a cabo esta operación. Además, ha decidido que Puigdemont no entre en prisión preventiva, ya que “siempre” ha cumplido con las obligaciones derivadas de su estado actual de libertad bajo fianza.

El tribunal considera “no admisible” extraditar a Puigdemont por rebelión, ya que no se produjo el grado de violencia “suficiente”, ni admite el delito de perturbación del  orden público.

Sin embargo, la Audiencia territorial de Schleswig-Holstein sí que ha considerado “admisible” la petición de extradición por un presunto delito de malversación de fondos públicos en relación con la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre, ya que  Puigdemont pudo haber tenido una “corresponsabilidad” en decisiones que supusieron una carga para las arcas públicas.

DEJA UNA RESPUESTA