Govern controlado por los hoteleros

37

“Este Govern llegó prometiendo que controlarían y pondrían en su lugar a los hoteleros y ha ocurrido todo lo contrario. Han sido los hoteleros los que han puesto en su lugar al Govern”.

Con estas palabras ha definido Joan Miralles, presidente de la asociación del alquiler turístico Habtur, la situación actual que se registra en Baleares. Miralles, conjuntamente con Joan Simonet, gerente de la patronal agraria Asaja, han participado en el programa 4 Directe de Canal4 Ràdio para visualizar el monopolio que el Govern Armengol ha concedido a los empresarios hoteleros frente a las aspiraciones de participación de otros sectores sociales en los beneficios económicos que aporta el turismo, como son los pequeños propietarios del alquiler turístico y los payeses que pretenden explotar parte de sus explotaciones con las agroestancias.

Simonet ha destacado que el proyecto de Ley Agraria del Govern pone todo tipo de impedimentos a los payeses para que, sin construir ninguna edificación nueva, puedan dedicar parte de las ya existentes a visitantes y turistas, que convivirían con los propios payeses. El gerente de Asaja, asimismo, ha lamentado que la patronal de los hoteleros, la Federación Hotelera, ha presentado alegaciones a este proyecto de ley para que ni siquiera estas limitadas agroestancias puedan existir en el futuro.

El gerente de Habtur ha reafirmado que “la Conselleria de Turismo es un simple apéndice de los hoteleros. El Govern está bloqueado y no se ha hecho nada en favor de diversificar el negocio turístico. Decenas de familias están siendo perjudicadas por la parálisi de este Govern. El objetivo claramente es liquidar poco a poco el sector del alquiler vacacional, imponiendo limitaciones cada vez más profundas”.

De las 40.000 plazas turísticas que quedan por adjudicar en Mallorca, 12.500 ya están reservadas para los hoteleros. Y del resto el 75% también serán para hoteles y solamente el 25% podrían ser adjudicadas al alquiler turístico, incluyendo en este sector también a las agroestancias.

DEJA UNA RESPUESTA