En Gran Bretaña están dubitativos con Baleares. Más concretamente con Menorca y Mallorca, ya que tras la ‘rissaga’ del pasado lunes los medios británicos ponen en duda la seguridad de las dos islas como destinos turísticos.

Tal como publica The Sunlos ingleses temen a que se pueda repetir el fenómeno climático que inundó parte de las costas de Menorca y Mallorca. De hecho, ellos llaman a esta ‘rissaga’ “mini-tsunamis”.

Para ilustrar este temor, explican la muerte de un turista alemán al ser arrastrado por una ola de este “mini-tsunami” delante de su propia familia mientras pasaban sus vacaciones en Mallorca.

DEJA UNA RESPUESTA