Una filtración de agua ha obligado a cerrar durante unas horas la Unidad de reanimación post anestesia del Hospital Can Misses, según ha informado el Área de Salud d’Eivissa y Formentera.

El motivo ha sido la rotura del manguito de una máquina situada en el piso superior y que ha estado perdiendo agua durante la noche. Este incidente, que ha sido controlado desde primera hora de la mañana, ha causado una filtración en el piso inferior donde se encuentra situada la Unidad de Reanimación Post Anestesia (URPA).

A pesar de la incidencia, seis pacientes se han reprogramado este jueves con carácter preferente debido al retraso del inicio de la actividad quirúrgica. El resto de la actividad asistencial no se ha visto afectada ya que los pacientes del URPA han sido reubicados en la sala para pacientes ambulatorios.

El Área de Salud ha pedido a la concesionaria un cronograma con las actuaciones que se deberán llevar a cabo en la zona afectada. En todo caso, el servicio de esterilización funciona con absoluta normalidad en estos momentos.

Ante las últimas situaciones acontecidas en el nuevo Hospital, han recordado que el Servicio de Salud ha contratado a la empresa pública Tragsa para hacer una auditoría de todo Can Misses. La empresa analizará e informará sobre las anomalías que se han producido fundamentalmente en la zona quirúrgica, comprobará las reparaciones que se han hecho y emitirá recomendaciones si lo considera oportuno.

Además, auditará todo el proceso de puesta en disposición de la obra, el funcionamiento de los servicios del contrato de concesión y la ejecución de la obra comparándola con el proyecto de construcción aprobado por la administración. Cuando el Servicio de Salud disponga del informe que emitirá Tragsa, tomará las medidas correctoras que considere oportunas.

DEJA UNA RESPUESTA