52 euros por dos Coca-Cola y dos Sprite. Un bar de Eivissa se aprovecha de los consumidores y les cobra precios desorbitados por tomar algo.

Cada refresco tiene un valor de 13€, un hecho que ha viralizado esta publicación de Facebook en la que el usuario comenta: “Un saludo a todos esos amigos que eligen Ibiza para pasar las vacaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA