Juana Rivas ha sido condenada a cinco años de cárcel y a seis años sin sus dos hijos por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada.

Rivas está acusada de dos delitos de sustracción de menores al permanecer durante un mes en paradero desconocido con sus hijos de 12 y cuatro años de edad, incumpliendo de este modo las resoluciones judiciales que le obligaban a entregar a sus hijos a su expareja y padre de los críos, Francesco Arcuri, la que Rivas acusa a de malos tratos.

Además de la pena de 5 años de prisión, Juana Rivas no podrá ejercer la patria potestad sobre sus dos hijos menores de edad durante seis años y deberá indemnizar a su expareja con 30.000 euros además de asumir las costas judiciales.

DEJA UNA RESPUESTA