El Ajuntament de Palma ha presentado este miércoles la licitación del nuevo contrato de señalización vertical y horizontal, que supondrá una inversión total de 2,599 millones de euros en dos años prorrogables a cuatro.

Según ha explicado en rueda de prensa el regidor de Movilidad, Joan Ferrer, el anterior contrato suponía un coste de 700.000 euros anuales, pero con el nuevo convenio “se ampliarán las prestaciones” y supondrá “una mejora cualitativa en el mantenimiento, suministro y control de las señales de Palma”, con un gasto anual de 1,29 millones de euros.

El regidor ha explicado que, como novedad, se ofertará un lote de supervisión de calidad y asistencia técnica, mientras que el otro será para la inversión en la señalización. Estos contratos se adjudicarán mediante concurso público a dos empresas diferentes que trabajarán simultáneamente con la brigada de movilidad del Ayuntamiento.

De esta manera, Ferrer ha destacado que se podrá repintar todas las marcas horizontales de las calles de Palma en un período de tres años, y no en cinco como sucedía hasta ahora.

Asimismo, ha anunciado que, a petición de ARCA, se realizará una modificación de las medidas de las casi 1.900 señales verticales ubicadas en el centro histórico de Palma. Tal como ha indicado, las señales triangulares se reducirán de 70 a 50 centímetros, mientras que las señales circulares, cuadradas y octogonales pasarán de 60 a 40 centímetros.

El Consistorio espera que “a finales de año se pueda adjudicar el contrato”, y que se pueda invertir “en la seguridad de los viandantes y los vehículos” en Palma.

DEJA UNA RESPUESTA