Las reservas hídricas de las Illes Balears están viviendo una época de importante sequía.

Julio se sitúa como segundo mes de descenso de los recursos hídricos. Las Illes han visto bajar sus reservas hasta el 50% de su capacidad, un porcentaje inferior al del verano pasado. De hecho, Eivissa alcanza solo el 46% de la capacidad.

Según los datos recogidos por la Conselleria de Medi Ambient, si se comparan los datos generales de sequía, la situación es peor que en julio de 2017. Esta situación crítica se da a pesar que las unidades de Tramuntana Sud, Artà y Formentera han mejorado.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA