El periódico sensacionalista ‘The Sun’ saca a la luz testimonios vergonzosos de trabajadores británicos que pasan las temporadas estivales en Magaluf.

“He tenido sexo con cientos de mujeres cada verano en Magaluf”, cuenta Ashley Boyce, un representante inglés de 37 años. Boyce confiesa que hasta tiene un tatuaje de “sex instructor” para fardar de su desfasada vida sexual.

Cuenta que, al llegar por primera vez a la isla, se dio cuenta de que Magaluf era “mucho más salvaje de lo que esperaba” y que en los ‘party boats’ la gente iba tan bebida que tenía sexo en público “sin importar quién le estaba mirando”.

Además, el representante emite polémicas declaraciones como que “las chicas son muy atrevidas, se quitan el top y no dudan en agarrarte la entrepierna”.

DEJA UNA RESPUESTA