Aena no se responsabiliza del comportamiento de pasajeros incívicos

22

Nuestra comunidad tiene dos únicas puertas de entrada: los puertos y los aeropuertos. Aun así es por estos últimos por donde entran la mayoría de nuestros visitantes.

Los firmes guardianes y gestores del principal aeropuerto balear, el de Son Sant Joan de Palma (el tercero en importancia en todo el estado en en cuanto a pasajeros sólo superado por los aeropuertos de Madrid y Barcelona) es Aena, una empresa pública española en un 51 %, mientras que el 49 % restante se privatizó hace casi cuatro años cuando Aena empezó a cotizar a la bolsa.

El aeropuerto de Palma, que, como han sentido ha tenido este verano una nada despreciable cifra de volumen de pasajeros: 4.200.000 personas, es el segundo más rentable del Estado, con más de 156 millones de euros de beneficio en 2016. Este elevado flujo de pasajeros pero, se podría ver todavía incrementado…

Con todo, estos más de cuatro millones de pasajeros que han entrado los últimos meses en Mallorca por la puerta de Son San Juan se encuentran los que, año tras año, pasan a engordar las listas de visitantes no deseados a nuestra comunidad.

Los mismos que mean por la calle, se achispan a deshoras y molestan los vecindarios… los que se pelean, gritan y muestran el culo. Los mismos que, a menudo, ya bajan borrachos del avión si no sufren males irreversibles porque ya viajan drogados. Es el caso de un joven que perdió la vida la pasada semana cuando viajaba a Palma por haber consumido cocaína durante el vuelo.

Los mismos turistas que después dejan las habitaciones de los hoteles como ya los hemos mostrado en infinidad a veces: así. Un auténtico suplicio para las kellys.

Y es que el consumo de alcohol está permitido a los recintos aeroportuarios de Aena, ¡claro que sí! Faltaría más, si el consumo de bebidas espirituosas en el aeropuerto es otra fuente de ingresos importante que engorda todavía más la cuenta de resultados.

De poner hilo a la aguja en cuanto a la regulación del consumo de alcohol en los vuelos, para, ya dejar clara la postura de que el incivismo no es bienvenido en Baleares ni hablamos, Aena se lava las manos y pasa la pelota descaradamente a las aerolíneas. La responsabilidad es suya, de las empresas de aviación. Ellos, los mismos que fijan las tasas aeroportuarias y deciden cuántos entran y salen de nuestra  comunidad, después no quieren saber nada del estado en que llegan los turistas…

Parece que a nuestra comunidad no sólo los hoteleros son cómplices de este turismo incívico que ya cansa a los residentes. Aena, el aeropuerto para los más profanos, es igual o más responsable.

DEJA UNA RESPUESTA