Una mujer de 42 años con discapacidad acusó a un amigo de la familia de violarla “un montón de veces”.

“Me llevaba en coche a un descampado. Yo no quería. Me quitaba la ropa, me tocaba, me besaba. Me hacía todo lo que quería” confesó la víctima, que añadió que mantuvieron relaciones sexuales completas “muchas veces”, durante el juicio en la Audiencia de Palma.

Por su parte, el acusado, de 49 años, negó los cargos y sostuvo que le denunció porque “estaba enamorada de mí. Me llamaba 50 veces, me agobiaba”. La fiscalía reclama para él nueve años de prisión por un delito de abusos sexuales continuados.

Los hechos habrían ocurrido entre los años 2014 y 2017. La mujer, con un lenguaje que evidenció sus profundas limitaciones, afirmó que ella solía ir a la vivienda donde el acusado convivía con su madre por la amistad entre las dos familias.

DEJA UNA RESPUESTA