La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB), Carmen Planas, ha dado a conocer en el día de hoy el nuevo informe de “Evolución Económica” señalando que “la coyuntura del segundo trimestre confirma que la economía balear mantiene una suave pauta de desaceleración”.

“Así lo pone manifiesto la trayectoria del ritmo de crecimiento, que ha cedido dos décimas en el segundo trimestre hasta situarse en el 2,9%, cuando en el primer trimestre ya había cedido una” ha añadido Planas, quien también ha explicado que “la evolución de la economía balear guarda un elevado grado de sincronía con la de la economía española y del conjunto de la Unión Europea, que también han moderado el ritmo de crecimiento en el segundo trimestre”.

El consumo muestra un menor empuje

Entre las causas que explican el comportamiento de la economía desde el punto de vista de la demanda, Carmen Planas, que ha comparecido acompañada por el vicepresidente de CAEB en Menorca, José Guillermo Díaz Montañés, ha apuntado, por una parte, al menor empuje del consumo privado, que, con un crecimiento estimado del 2,8% en el segundo trimestre, ha rebajado en tres décimas el avance del trimestre anterior (3,1%) condicionado por “la preferencia de los hogares por el ahorro, el repunte de la inflación entre abril y junio (1,8% vs 0,9%, 1r trim.) y la progresiva moderación del proceso de creación de empleo (3,5% vs 4,8%, 1r trim.)”. Esta circunstancia ha quedado patente en la trayectoria de los indicadores más estrechamente asociados al pulso del consumo, como es el caso de las ventas del comercio minorista, que en el segundo trimestre se han incrementado (0,8%) en menor medida que en periodos anteriores (2,6%, 1º trim.; 1,8%, 4º trim.).

La inversión avanza a un menor ritmo

Por lo que respecta a la inversión, la formación bruta de capital fijo ha avanzado en el segundo trimestre a un ritmo medio del 2,8%, tres décimas menos que en el primer cuarto del año (3,1%). En este sentido, Carmen Planas ha destacado que “la ralentización en el crecimiento de la inversión se sitúa en línea con la contención de las expectativas empresariales”, una dinámica de la cual ha mantenido al margen a la inversión en el ámbito de la construcción residencial, pues “se ha situado en uno de los valores más elevados de los últimos años”. Y es que el presupuesto correspondiente a los proyectos de obra residencial visados entre abril y junio (232 millones de euros) representa el mayor importe desde el año 2008.

Con todo, el menor empuje de la demanda interna –fundamentalmente consumo privado e inversión– se produce, además, en un contexto en el que la demanda externa se empieza a ver afectada por el menor ritmo de crecimiento de las economías del entorno. En este sentido, la balanza comercial de bienes ha registrado el déficit comercial más acusado de los últimos dos años (114 millones de euros).

El avance de los servicios se atempera

Desde el punto de vista de la oferta, Planas ha señalado a la normalización de la llegada de turistas como uno de los principales factores que explican que el sector servicios y, por extensión, la economía balear hayan avanzado a un ritmo más moderado. Concretamente, el crecimiento de los servicios en el segundo trimestre se ha estimado en el 2,9% interanual, dos décimas menos que en el primero (3,1%). En este sentido, la evolución de afluencia se ha trasladado a los principales indicadores de la actividad turística, como es el caso del grado de ocupación de hotelera, que se ha situado en niveles similares, aunque ligeramente inferiores, a los del año anterior entre abril (65,3% vs 70,8%, 2017) y junio (82,9% vs 84,8%, 2017). Al mismo tiempo, las ramas de los servicios inmobiliarios han empezado a evidenciar la menor actividad de compraventa que ha puesto de manifiesto el descenso interanual de las transacciones de viviendas en el segundo trimestre (-13,6%), el primero que se produce desde el inicio de la fase de recuperación económica.

La construcción se desmarca de la tónica regional

La presidenta de CAEB ha destacado que “la construcción es el único sector que se ha desmarcado de la tónica regional de moderación, pues ha acelerado el ritmo de crecimiento en el segundo trimestre hasta el 4,8% (vs 4,4%, 1º trim.)”, una circunstancia que ha atribuido, en gran medida, a “la reactivación de la inversión en construcción que se ha observado en los últimos años”. En este sentido, el presupuesto correspondiente a los proyectos visados de obra alcanzó el pasado ejercicio el valor más elevado desde 2009 (798 millones de euros).

Esta trayectoria contrasta con la del sector de la industria, cuyo ritmo de avance se ha rebajado tres décimas respecto del primer trimestre hasta situarse en el 2% y se mantiene, así, como el más recudido entre los componentes de la oferta agregada. Ello se achaca, principalmente, a la contracción de la producción industrial, que en el segundo trimestre ha descendido a un mayor ritmo (-6,1% vs -4%, 1º trim.) a diferencia del comportamiento que se observa en el ámbito nacional  (3% vs 0,6%, 1º trim.).

Menorca y Pitiüses acusan la tónica regional

El vicepresidente de CAEB en Menorca ha señalado, desde el punto de vista territorial, que “la pauta de desaceleración se ha dado con mayor intensidad tanto en Menorca como en Eivissa y Formentera”.

En el caso concreto de Menorca, ha explicado Díaz Montañés, el crecimiento de la economía se ha estimado en el 2,4%, tres décimas por debajo del anotado avance el trimestre anterior (2,7%). Ello se debe, de acuerdo con las estimaciones de crecimiento por sectores, al avance más moderado de la industria menorquina (1,2% vs 1,8%, 1º trim.) y de los servicios (2,3% vs 2,6%, 1º trim.), mientras que el sector de la construcción se ha mostrado ajeno a esta tónica y se ha acelerado incluso en mayor medida que en el ámbito regional (5,8% vs 5,0%, 1º trim.).

Por su parte, el ritmo de crecimiento de Eivissa y Formentera ha experimentado la mayor ralentización del territorio balear, pues, estimado en el 3,4%, ha rebajado en cuatro décimas el del trimestre anterior (3,8%). En este sentido, la economía de Eivissa y Formentera ha acusado especialmente la desaceleración de los servicios (3,5% vs 4%, 1º trim.), lo que, unido al menor tono de la industria (1,2% vs 1,3%, 1º trim.), ha contrarrestado con creces el mayor empuje del sector de la construcción (4% vs 3,4%, 1º trim.).

Presencia de riesgos a la baja

Con todo, la presidenta de CAEB ha finalizado la exposición indicando que “Balears se encuentra en una fase positiva del ciclo económico, pero no exenta de riesgos, principalmente asociados al mayor sesgo proteccionista en el ámbito internacional, el efecto de una futura subida de tipos de interés y las tensiones territoriales y los cambios normativos e impositivos en el marco nacional”. Por esta razón, ha hecho especial hincapié en “la necesidad de aprovechar el actual ciclo expansivo actual para corregir los desequilibrios pendientes y avanzar en la senda de consolidación fiscal”.

DEJA UNA RESPUESTA