La tragedia que ha azotado estos días el Llevant de Mallorca tiene nombres propios. El de las víctimas y el sus familiares y amigos. Uno de los casos concretos me toca de cerca. Se trata de la madre que circulaba con dos de sus tres hijos  en dirección a su casa. Joana es la madre. La que salvó la vida de su pequeña hija Úrsula y que, desgraciadamente no logró hacer lo mismo con Artur, que sigue desaparecido.

Acuden a mi por el altavoz que otorga trabajar en un medio de comunicación y por la amistad que nos une. Apelo a la solidaridad del resto de compañeros periodistas para que, en la  medida de lo posible, den visibilidad a este llamamiento desesperado.

La familia de Joana, de Artur y de Úrsula, buscan al ciclista alemán que salvó a la pequeña. Pocos detalles pueden aportar a excepción de eso: ciclista y alemán. Todo indica que su nombre podría ser Daniel Thielk. No pueden precisar la zona exacta en que se produjo el hallazgo de la pequeña, tan solo que era en el torrente de Son Carrió.

Buscan al ciclista para agradecerle sinceramente haber salvado a la niña. La torrentada les ha arrebatado a una madre y una hija, pero hubiera podido ser peor. Y Úrsula hoy está viva, posiblemente gracias a esta persona anónima.

Podría tratarse de un residente alemán de la zona o de un turista llegado a Mallorca para practicar ciclismo. Cualquier dato que nos pueda acercar al ciclista alemán será bien recibido.

Pongo a disposición mi correo electrónico particular mariapuigros@hotmail.com con la esperanza que entre todos, entre tanta desgracia, podamos celebrar que aun quedan héroes anónimos entre nosotros.

Gracias de corazón, por compartir, por buscar, por informar…

DEJA UNA RESPUESTA