El sindicato de controladores aéreos asegura que han ido a juicio por “una cuestión política”

44
controladores aéreos

El presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Pedro Gragera, ha declarado, este jueves tras haber llegado a un pacto global con la Fiscalía –en el que 73 controladores han aceptado haber cometido un delito de abandono de puesto de trabajo que provocó el caos aéreo en el puente de la Constitución de 2010–, que haberlo aceptado “ha sido un ejercicio de solidaridad”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Gragera ha dicho que “después de haberse cerrado la causa en 20 partidos judiciales de toda España”, en Baleares se ha llegado a un acuerdo porque los controladores “no pueden, a la vez, asistir a un juicio penal y seguir en sus puestos de trabajo”.

“El trabajo de controlador es muy complejo y requiere una serenidad que no permite una causa penal”, ha dicho para luego añadir que “siguiendo el criterio de sus abogados, han aceptado la conformidad para acabar lo que es una cuestión política”.

Gragera ha dicho que “no es un acuerdo beneficioso” desde el momento en que ellos creen y mantienen que son “inocentes”. No obstante, ha señalado que “siguiendo el criterio de los abogados para cerrar una cuestión política, era mejor llegar a este acuerdo y pasar página”. “Esperemos que se llegue al mismo acuerdo en Madrid”, ha remarcado.

12 CONTROLADORES MÁS SE DECLARAN CULPABLES

Los últimos 12 controladores aéreos de Baleares que estaban investigados por el caos aéreo provocado en el puente de la Constitución de 2010 han admitido un delito de abandono de puesto de trabajo y se han conformado con una pena de multa de 15.000 euros cada uno, tras haber llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal.

En esta, la última jornada del juicio que ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Baleares, también han sido absueltos siete controladores más que no habían aceptado los cargos por distintas circunstancias.

DEJA UNA RESPUESTA