Unos 1.300 voluntarios repartidos por la Comarca de Llevant de Mallorca trabajan este viernes en la zona afectada por las inundaciones del pasado martes.

Así lo ha confirmado la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, en una rueda de prensa desde el puesto de mando habilitado a la entrada del municipio de Sant Llorenç des Cardassar, el principal afectado.

Además, unos cien voluntarios han sido destinados a la limpieza en la zona de la Playa de Canyamel.

Debido a este gran volumen de voluntarios, ha explicado Cladera, la llegada de la ayuda se ha tenido que “dosificar”, por lo que ha pedido “comprensión” a todas las personas que desean colaborar.

Cladera ha manifestado su agradecimiento a los voluntarios y ha indicado que quienes quieran apuntarse para ayudar deben apuntarse a través del teléfono 012. No obstante, ha pedido “paciencia” porque el teléfono está “desbordado”, así como las carreteras.

Igualmente, la consellera ha celebrado la “solidaridad inmensa” que está recibiendo la comarca, con empresas privadas que se han ofrecido ayudar, como “restaurantes que están llevando comida preparada”.

En cuanto al operativo de búsqueda, por la noche ha contado con unos 120 efectivos de guardia y durante el día aumenta a unos 600 efectivos.

Igualmente, la consellera ha informado de que hay equipos de técnicos trabajando sobre el terreno para evaluar los daños y poder cuantificar las ayudas que Baleares solicitará al Estado. También ha recordado que el lunes se activará una ventanilla única para administración de las ayudas. “Hoy empieza de forma más intensa la fase de reconstrucción del municipio”, ha dicho Cladera.

DEJA UNA RESPUESTA