La banda terrorista ETA ha reconocido que la última bomba que puso antes de su disolución explotó en las galerías subterráneas de la Plaza Mayor de Palma.

Según ha informado Gara y ha recogido el Diario de Mallorca, la organización armada ha datado la acción el 9 de agosto de 2009. “El 9 de agosto, a las 18.00 horas, ETA hizo estallar su último artefacto explosivo en las galerías de la Plaza Mayor de Mallorca”, ha documentado ETA en su último ‘zutabe’ (boletín interno).

En este informe, ETA hace un balance detallado de su acción criminal durante más de 50 años en activo. Asumen 774 asesinatos, decenas menos que listados del Ministerio del Interior español o la Fundación de Víctimas del Terrorismo que refieren 853 y 829 víctimas mortales, o de escritos de AVT o Covite.

En este documento previo a su disolución, ETA reconoce dos acciones más la muerte de tres personas en Tolosa en 1981 al confundirlas con policías y la explosión en una cafetería de la calle Correo de Madrid en 1974 en la que perdieron la vida trece personas.

COVITE CONSIDERA “INACEPTABLE” QUE ETA NO RECONOZCA TODOS SUS CRÍMENES

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) considera inaceptable que ETA no reconociese todos los crímenes que cometió al elaborar su úmtimo ‘zutabe’.

El colectivo asegura que ETA “asesinó a 853 personas, hirió a 2.597, extorsionó a unas 10.000 y forzó al exilio a 100.000”. Desde COVITE se critica que la banda terrorista “justificase el asesinato selectivo y sistemático de centenares de personas en el contexto de ‘un conflicto inexistente que los herederos de ETA se empeñan en mantener para fundamentar su historia y blanquear su responsabilidad sobre los crímenes cometidos'”.

El Colectivo considera especialmente cínico que “los altavoces de ETA difundan su propaganda a pocos días del Día de la Memoria de las víctimas del terrorismo”. Para COVITE esto supone que “la memoria que quieren construir los terroristas se basa en el blanqueamiento de su pasado criminal”.

DEJA UNA RESPUESTA