El presidente de la Asociación Promesa Gitana, Jeremías Barull, ha explicado que “dispersar a los chabolistas que viven en Son Banya genera un conflicto vecinal y social”.

Barull ha intervenido telefónicamente en el programa ‘4 Directe’ de Canal4 Ràdio donde ha señalado “en Penamoa (Galicia) se hizo lo mismo que el Ajuntament de Palma quiere hacer con Son Banya dispersar a los que viven allí y fue un fracaso. Hubo rechazo por parte de la ciudadanía”.

Por ello, Barull tiene una propuesta: “Si se inyecta dinero para Son Banya, podrían construirse viviendas sociales que dieran alojamiento a los vecinos” y ha añadido que “en los bajos de las viviendas habría una comisaría y una asistenta social y de este modo se acabaría con la venta de estupefacientes”.

En este sentido, el presidente de la Asociación Promesa Gitana ha advertido que “las personas que viven en la marginalidad no se integran de un día para otro” y ha recalcado que “no sería un gueto porque estaría controlado ya que habría unos servicios básicos y un acompañamiento social”.

DEJA UNA RESPUESTA