Los socios de Fomento de Turismo de Eivissa han asegurado que factores externos como el Mundial de Fútbol afectaron “de forma negativa” a sus beneficios de 2018, vendiéndose la temporada alta más tarde y con unos resultados “muy irregulares” para empresas de restauración y comercio, que esperan “peores” resultados en 2019.

Así se ha destacado en el Comité Ejecutivo de Fomento de Turismo que ha presentado las conclusiones de la encuesta realizada entre sus socios para conocer sus valoraciones sobre la temporada 2018 y qué aspectos hay que trabajar de cara al próximo año.

Según se desprende de la encuesta, el inicio y final de la temporada han sido “similares” al año anterior y se ha confirmado una tendencia de bajada de precios y de ocupación en los meses principales de la temporada, han dicho.

No obstante, para las empresas de restauración y comercio la temporada ha sido “muy irregular” con un resultado ligeramente menor al de 2017. Otro factor que ha perjudicado a las empresas ibicencas fue la buena climatología que, a comienzos de verano, disfrutaron otros destinos europeos.

Para la temporada 2019, según los socios de Fomento de Turismo, las expectativas varían por sectores productivos y así, las empresas de alojamiento esperan mantener las cifras de 2018, aunque restauración y comercio esperan peores cifras.

Desde Fomento han mostrado su preocupación por los términos en los que finalmente se materialice el Brexit ya que pueden tener “especial incidencia” en Eivissa. De hecho, las ventas de touroperadores británicos reflejan una ligera bajada de ventas para Eivissa, menor en comparación con la que se registra en otras zonas, lo que indica que el destino “sigue teniendo una buena demanda, siempre que el precio esté ajustado a la calidad de los servicios ofertados”.

PERJUDICADOS POR LA MALA PRENSA INTERNACIONAL

Los socios de Fomento han reiterado que también les han perjudicado problemas como la oferta ilegal de pisos turísticos, la venta ambulante en playas y zonas cercanas que ha ido en aumento, la prostitución en zonas de ocio y, especialmente, “noticias alarmistas” en prensa y televisiones europeas que se han hecho eco de aspectos negativos sobre infraestructuras y seguridad en Eivissa.

El informe pone de manifiesto que la principal queja de los visitantes es que los precios de temporada alta no se ajustan a la calidad esperada, en especial en los servicios, algo que se debe a la falta de especialización del personal que, a su vez, viene motivada por el problema de vivienda para trabajadores.

Por ello, los empresarios han solicitado oferta formativa especializada para mejorar la calidad. Asimismo, estos empresarios han criticado que las playas no han estado listas para la temporada y han reiterado que, para el turismo familiar, el Impuesto de Turismo Sostenible es “un gran problema”.

El sector ha mostrado su preocupación por los cambios de normativas turísticas y, en especial, si se hacen a nivel balear sin tener en cuenta las singularidades de Eivissa, como el tema del ‘Todo Incluido’. “Se hace necesario que las administraciones locales se muestren firmes en la defensa de los intereses de Eivissa”, han concluido.

Los encuestados han afirmado que miran “con cautela” el 2019, en el que habrá que trabajar para dar más calidad en los servicios y compensar las ofertas a precios más bajos de destinos competidores. Asimismo, han suspendido “con muy baja nota” los servicios que las administraciones deben prestar a los usuarios, en especial en los meses turísticos del año.

DEJA UNA RESPUESTA