Hace más de nuevo meses que la consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, y el alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, firmaron un convenio para que el Govern de les Illes Balears ejecutara la construcción de un centro de día para personas en situación de dependencia en Cala d’Or.

Las obras tendrían que haber empezado hace un mes, en noviembre, pero todavía “no se ha movido ninguna piedra”, de hecho, ni se ha redactado el proyecto.

Se trata de un equipamiento que construirá la Conselleria de Servicios Sociales y Cooperación, a través del Consorcio de Recursos Sociosanitarios y Asistenciales de les Illes Balears, y que será gestionado por el Ajuntament una vez acabadas las obras.

El centro ofrecerá 30 plazas de estancias diurnas y se convertirá en el segundo centro de día del municipio de Santanyí, ya que actualmente cuenta con un solo centro de día, en s’Alqueria Blanca, para una población que supera los 14.000 habitantes.

La construcción del nuevo centro de día de Cala d’Or tiene un presupuesto de 750.000 euros, de los cuales la mitad los aportará la Conselleria de Servicios Sociales y la otra mitad el Ajuntament de Santanyí.

Además de asumir el 50% del coste de la construcción, la Conselleria supuestamente, financiará las plazas destinadas a personas con dependencia, mientras que el consistorio ha cedido los dos solares donde se tiene que levantar el centro de día.

Se ha tenido que firmar un nuevo convenio entre el Ajuntament y Servicios Sociales por el retraso que acumula el proyecto y el inicio de las obras. La regidora de Dependencia del Ajuntament de Santanyí, Maria Pons, se ha mostrado decepcionada por el atraso del proyecto: “después del acto del pasado mes de marzo al cual vino la consellera Fina Santiago, teníamos la esperanza de que realmente las obras empezaran este año, pero no será así. Tendremos que esperar la redacción del proyecto, al cual el Ajuntament de Santanyí colaborará con un técnico municipal, y si todo va cómo toca, el octubre de 2019 se iniciarán las obras”.

Por su parte, el alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés, ha explicado que “es importante reforzar los servicios públicos que tenemos a esta localidad que tiene unos 5.000 residentes durante todo el año pero que puede llegar a 50.000 durante el verano. Actualmente, en el municipio de Santanyí, hay 210 personas que reciben prestación económica o una prestación de servicios ligados a situación de dependencia, y con esta nueva infraestructura se podría llegar a más familias”.

DEJA UNA RESPUESTA