La Dirección General de Consumo del Govern balear ha recordado este lunes a los consumidores sus derechos ante el periodo de rebajas, recomendándoles “rehuir del consumismo”.

El tradicional periodo de rebajas de invierno comienza este 7 de enero y se prolongará durante los dos meses siguientes. Por este motivo, la Dirección General de Consumo de la Conselleria de Salud ha difundido una nota de prensa en la que repasa las obligaciones de los comercios durante el periodo de rebajas.

En general, Consumo recomienda “una actitud responsable”, “rehuir del consumismo y comprar sólo lo que realmente se necesita, para lo cual conviene planificar las compras y hacer una lista antes de ir de rebajas”.

La Dirección General también ha aconsejado comparar el precio y la calidad en diferentes establecimientos, y ha subrayado que todos los productos rebajados deben estar diferenciados del resto y deben incluir el precio original junto con el rebajado o el porcentaje de descuento.

Asimismo, el Govern ha recomendado a los consumidores solicitar información al comercio sobre las condiciones especiales para las compras durante este período, como el pago con tarjeta o las políticas de cambios o devoluciones,que deben estar indicadas expresamente.

También es necesario conservar los comprobantes de pago, las etiquetas y las garantías, para poderlos utilizar en caso de tener que presentar una reclamación. La garantía y el servicio posventa en la compra de un artículo durante el periodo de rebajas son exactamente los mismos que fuera de este periodo.

COMERCIO ONLINE

En cuanto a las adquisiciones por Internet en tiempo de rebajas, el director general de Consumo, Francesc Dalmau, aconseja comprar en páginas seguras y recuerda que “son vigentes los mismos derechos que cuando se hace la compra de manera tradicional”, por lo que los productos comprados a través de comercios electrónicos “tienen que ofrecer las mismas garantías que los que se compran en las tiendas “.

En cuanto a las obligaciones de los comercios, los vendedores no pueden adquirir los productos especialmente para la venta en rebajas, sino que deben ser artículos que hayan estado a la venta antes a un precio superior; los comerciantes deben indicar claramente el precio de venta anterior y el rebajado, o bien debe figurar el precio normal de venta y el porcentaje de la rebaja que se aplicará en el momento de la compra; los precios de venta deben figurar tanto en los escaparates como en el interior del comercio; y los comerciantes deben aceptar los medios de pago habituales, incluyendo las tarjetas de crédito. Tampoco pueden cargar un porcentaje superior por el uso de tarjetas de crédito ni rechazar la compra por este sistema si habitualmente es utilizado en su establecimiento.

Por otro lado, los productos rebajados deben estar diferenciados de otros tipos de ventas a precios inferiores a los habituales, como los artículos en liquidación, los saldos o las ofertas especiales. En ningún caso, los productos que se venden en rebajas no pueden ser saldos, es decir, artículos que presentan alguna tara o defecto en la fabricación.

Finalmente, los comercios deben indicar que hay hojas de reclamaciones. La Dirección General de Consumo ha resaltado que supone “una garantía para el consumidor” escoger empresas adheridas al Sistema Arbitral de Consumo.

DEJA UNA RESPUESTA