El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha rechazado el ultimátum dado por la Unión Europea (UE) para convocar nuevas elecciones si no quiere que reconozcan al presidente de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como mandatario legítimo del país.

“Se han comportado con arrogancia. Nadie puede darnos un ultimátum. Si alguien quiere irse de Venezuela, que se vaya”, ha dicho en una entrevista a la filial turca de la cadena CNN desde Caracas. “Venezuela no está conectada a Europa. Eso es arrogancia. Las élites europeas no reflejan la opinión de los pueblos europeos”, ha añadido.

Además, según informa RTVE Maduro ha dicho, en un acto con simpatizantes en el Palacio de Miraflores, que el jefe de Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha adoptado una “posición nefasta” con respecto al país sudamericano que lo ha situado “en el trasero de Donald Trump”, el presidente de Estados Unidos.

Sánchez ha emplazado este sábado a Maduro a convocar en un plazo de ocho días elecciones antes de que se haga efectivo el reconocimiento de España al diputado opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

El mandatario venezonalo ha añadido que Sánchez “es presidente no electo”, mientras que, ha asegurado, a él le ha “elegido y reelegido el voto popular”.

Tras ese mensaje, Maduro ha dado las gracias a quienes han manifestado su apoyo en una concentración en Zaragoza y ha tarareado la canción “Que viva España” de Manolo Escobar.

Maduro ya dijo este viernes a Sánchez que parece “repetir el guión” del expresidente del Gobierno español José María Aznar (1996-2004) “apoyando el golpe de Estado” de 2002 con su respaldo a Juan Guaidó.

Además, le dijo a Sánchez que “si quieren irse, que se vayan con su embajador y su personal, que se vayan”.

“Estamos decididos a ser libres y no nos ‘calamos’ (aceptamos) el chantaje de nadie, ni del Gobierno español, ni de José María Aznar, ni de (el ministro de Asuntos Exteriores, Josep) Borrell”, afirmó.

España es el segundo inversor en Venezuela después de Holanda y un total de 72 filiales de empresas españolas operaban allí en 2018, pese a que ese país está considerado como el cuarto del mundo más difícil para hacer negocios.

Deja un comentario