Morbo en la exposición Cela de Madrid: Marina Castaño y el hijo del Nobel, frente a frente

Inauguración de la exposición sobre Camilo José Cela en la Biblioteca Nacional de Madrid, con el Rey Felipe VI, el hijo de Cela y Marina Castaño

El Rey Felipe VI ha inaugurado en la Biblioteca Nacional la gran exposición sobre el escritor Camilo José Cela que conmemora el centenario de su nacimiento, y en la que ha podido adentrarse en todos los mundos del Premio Nobel de Literatura de 1989: el literario, el académico, el aventurero y el más personal.

Este importante acontecimiento ha supuesto un hecho insólito e inesperado, el reencuentro de dos enemigos acérrimos: Marina Castaño y Camilo José Cela, viuda e hijo del fallecido escritor, aunque se evitaron en todo momento, informa Chance.

El Rey Felipe VI ha inaugurado en la Biblioteca Nacional la gran exposición sobre el escritor Camilo José Cela que conmemora el centenario de su nacimiento, y en la que ha podido adentrarse en todos los mundos del Premio Nobel de Literatura de 1989: el literario, el académico, el aventurero y el más personal. Este importante acontecimiento ha supuesto un hecho insólito e inesperado, el reencuentro de dos enemigos acérrimos: Marina Castaño y Camilo José Cela, viuda e hijo del fallecido escritor, aunque se evitaron en todo momento.

Las salas de la Biblioteca Nacional dedicadas a las exposiciones temporales se han llenado en esta ocasión con centenares de objetos que de una forma u otra tienen que ver con Cela, reunidos bajo el epígrafe “CJC 2016. El centenario de un Nobel. “Un libro y toda la soledad”.

El repertorio abarca desde manuscritos de sus obras más relevantes hasta la medalla del Nobel que recibió en 1989, parte de su peculiar colección de más de 3.500 esquelas, botellas vacías de vino y licor firmadas por los artistas que se las regalaron, libros, cuadros, y hasta la mochila con la que recorrió su primer “Viaje a la Alcarria”.

Pero para Felipe VI la exposición ha tenido un valor añadido, puesto que la trayectoria vital y literaria de Cela, nacido el 11 de mayo de 1916 en Iria Flavia-Padrón (A Coruña), siempre estuvo muy vinculada a la Familia Real. Así, el Rey ha podido recordar el momento en el que, en Oviedo, le hizo entrega del Premio Príncipe de Asturias de las Letras del año 1987, y ha contemplado con especial interés los vídeos que recogen las imágenes de la ceremonia del Premio Nobel, dos años más tarde, en Estocolmo.

El Rey Juan Carlos, con que el que siempre guardó estrecha relación le entregó el Premio Cervantes en 1995, y son muchos los momentos reflejados en la muestra en los que se le ve acompañado de don Juan Carlos y doña Sofía.

Hasta tal punto ha gustado la muestra al Monarca, que tras recorrer las salas donde se reúnen más de 600 piezas relacionadas con la vida y la obra del también periodista, dramaturgo y poeta, ha confesado a la hermana del artista gallego, Maruxa, que el montaje le había parecido “maravilloso”.

Sus viajes, su ingreso en la Real Academia de la Lengua, sus muchos reconocimientos y doctorados “honoris causa”, sus obras y manuscritos, y también los avatares de la fundación que lleva su nombre, ubicada en Iria Flavia, completan esta muestra, cuyo comisario es Adolfo Sotelo Vázquez y está organizada por Acción Cultural Española y la Fundación Pública Gallega Camilo José Cela.

Durante la visita inaugural han acompañado al monarca, el ministro de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el presidente del Patronato de la Biblioteca Nacional, Luis Alberto de Cuenca y la directora la entidad, Ana Santos.

Por supuesto no han querido faltar dos figuras importantes en la vida del Premio Nobel: Marina Castaño y Camilo José Cela Conde. Atrás han quedado los doce años de litigio entre ambos que el Tribunal Supremo resolvía en octubre de 2014 cuando se confirmaba el derecho de éste último a percibir dos terceras partes de la herencia de su padre, 5,2 millones de euros, una cantidad de la que Cela quería privar a su hijo a causa del enfrentamiento entre ambos.

El heredero debía ser compensado con 3,9 millones por parte de Marina Castaño, que le corresponden por los derechos de explotación de la obra y producciones del literato. Antes de morir, Cela derivó estos derechos “en transmisión onerosa simulada”, según los jueces, a dos sociedades (Palabras y Papeles y Letra y Tinta), controladas por la periodista.

La Fundación Camilo José Cela de Iria Flavia también debería entregar 1,1 millones a Cela Conde, ya que el tribunal considera que se han perjudicado sus intereses por donaciones millonarias efectuadas en vida por su padre para mermar su herencia.

Desde entonces han sido nulas las ocasiones en las que han tenido oportunidad de coincidir, hasta ahora. Acompañado por su esposa, Cristina Rincón, recorrieron las instalaciones mientras compartían impresiones de la exposición.

El hijo del célebre escritor y su esposa se unieron a la comitiva para despedir al Rey. Don Felipe conversó unos instantes con el matrimonio antes de despedirse y abandonar el lugar en un vehículo.

Instantes después aparecía Marina Castaño junto a unos de los organizadores del evento. Sin duda la gran ausencia la protagonizó su actual marido, el doctor Enrique Puras.

En los jardines exteriores la periodista y el hijo y su difunto marido se evitaron en todo momento, frecuentando diferentes grupos de asistentes al evento.

Precisamente Marina Castaño, que lucía un exquisito conjunto de pantalón y capa corta en negro con un blusón bicolor, fue la primera en abandonar las instalaciones. Haciendo gala de su habitual discreción no quiso hacer declaraciones y evitó pronunciarse sobre las acusaciones de malversación de fondos públicos a las que tendrá que hacer frente en los próximos días delante del juez.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here