Armengol convoca un Debate sobre la Comunidad lleno de trampas

armengol debate de la comunidad lleno de trampas

Este próximo martes, el Parlament de les Illes Balears será, una vez más, escenario del enésimo Debate sobre el Estado de la Comunidad.

A imagen y semejanza del Congreso de los Diputados, también nuestro Parlament local quiere gozar de su momento de pompa y circunstancia. Durante 48 horas los políticos se creerán investidos del aura de los grandes debates y en el vórtice de la atención popular.

La realidad, sin embargo, es muy otra. Los índices de audiencia de la televisión que depende del Govern balear –que emite en directo las sesiones– señalan que la expectación es mínima y bajísimas las audiencias. La duda este año es saber cómo bajarán aún más del pírrico 3% máximo que está cosechando habitualmente.

El debate, que se celebraba hasta el año pasado ya entrado de lleno el otoño, ha sido ahora sin embargo convocado por la presidenta del Govern, Francina Armengol, recién comenzado el período político postvacacional. Las razones de este hecho excepcional son fundamentalmente tres.

Y estas tres razones son las tres trampas de Armengol para que el Debate de la Comunidad le favorezca a ella personalmente y sin atender a los verdaderos intereses del resto de grupos de la cámara:

1.-Podemos y los presupuestos

Francina Armengol quiere evitar que coincida el Debate sobre el Estado de la Comunidad con la negociación de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para el año 2017. Quiere evitar que coincidan porque este año Podemos no se dejará sorprender como en el pasado. Armengol sabe que deberá verse a cara de perro con Jarabo y Camargo para cuadrar todas las peticiones de los morados, que serán muchas y muy concretas.

La trampa de la Facultad de Medicina del año pasado, que no se incluyó en los presupuestos y luego fue aprobada sólo en el Consell de Govern, aún escuece en Podemos. Este año se tomarán la revancha.

2.-Elecciones gallegas y vascas

Ocurra lo que ocurra en Galicia y el País Vasco el próximo domingo 25 de septiembre, los resultados de las elecciones autonómicas de las dos comunidades serán fundamentales en el teatro de la política nacional.

Quizás el PP pierda la mayoría absoluta en Galicia, o no. Quizás Podemos sea la segunda fuerza en el País Vasco, o no. Quizás… Quizás pueden pasar muchas cosas, pero el PSOE no será en ningún lado la fuerza determinante para gobernar. Siempre dependerá de otros.

Como aquí en Baleares. Y Armengol no quiere que se lo recuerden. No quiere que le recuerden que sus últimas elecciones se cuentan por derrotas y que en Baleares, en votaciones para el Congreso de los Diputados, ya está claramente por detrás de Podemos.

3.-Pedro Sánchez

Por ahora, Pedro Sánchez ha mantenido el tipo frente a Francina Armengol. Nunca ha apoyado claramente la propuesta de la balear para desbloquear la situación en España (negociar un Gobierno estatal con Podemos y los nacionalismos, aunque sean independentistas), pero el secretario general socialista al menos no la ha rechazado de plano, como sí han explicitado la líder andaluza Susana Díaz y los dirigentes históricos del socialismo.

Armengol, como muchos otros, intuye que Sánchez finalmente deberá transigir ante los que le piden que abra la puerta para que Rajoy sea presidente en minoría. Unas terceras elecciones estatales serían catastróficas para el PSOE, que quedaría manchado como el culpable de ellas.

Y todo ello se decidirá ya en octubre y noviembre. Razón por la cual Armengol no quiere que en esas fechas la oposición le fustigue en el Parlament sobre las dudas de su partido en España y su divergencia con respecto a los que verdaderamente mandarán en el PSOE en próximas fechas.

Armengol, por tanto, ha convocado un debate con trampas. Con trampas que le favorecen solo a ella. Ni siquiera a su grupo parlamentario. Ha sido una decisión en clave personal, en clave de supervivencia política ante la realidad de las flaquezas del PSOE y del auge de Podemos en Baleares.

El martes, 20 de septiembre, a las 10:00 de la mañana, Francina Armengol subirá a la tribuna de oradores del Salón de las Cariátides. Desgranará su discurso, pero todo el mundeo tendrá la vista puesta en lo que hace o no hace Pedro Sánchez.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here