Gritos, empujones y Policía en el edificio ‘okupado’ de la plaza Fleming

okupasplazafleming

Agentes de la Policía Nacional se han visto obligados a intervenir este martes para proteger a los representantes de los propietarios del edificio ‘okupado’ de la plaza Alexander Fleming de Palma frente al acoso que sufrían por parte de los militantes anti sistema que el verano pasado entraron en el edificio sin ningún permiso.

Los incidentes han comenzado cuando, a primera hora de la mañana, activistas ‘okupas’ han acudido presurosamente al edificio cuando han sido advertidos de que trabajadores enviados por los legítimos propietarios de la finca estaban procediendo a tapiar las entradas desde la calle para evitar, precisamente, que en el interior se aposenten personas del movimiento ‘okupa’.

Para evitar enfrentamientos, los trabajadores han solicitado la presencia de la Policía ya que estaban siendo increpados y se les impedía realizar el trabajo para el que habían sido contratados.

Dos furgones de la Policía Nacional se han presentado en la plaza Alexander Fleming y han procedido a advertir a los militantes ‘okupas’ que los trabajadores estaban ejerciendo un trabajo respaldado por los propietarios legales del edificio.

Ante estos hechos y realizada la pertinente advertencia, al persisitir la acción coercitiva de los ‘okupas’, la Policía ha tenido que intervenir, momento en el que se han producido gritos y algún empujón. Asimismo, un joven ha intentado por la fuerza impedir a un trabajador proceder a tapiar la puerta de entrada, por lo cual ha sido retenido por la Policía y se ha tomado su filiación por si se desprenden de su actitud algún tipo de acción ilegal.

Al advertirse por redes sociales la presencia de los trabajadores enviados al lugar por la propiedad, se ha presentado en la plaza palmesana el parlamentario de Podemos Aitor Morrás, que ha estado presente durante todos los hechos.

Los legítimos propietarios de la finca quieren reconvertirla mediante trabajos de reforma y rehabilitación, hecho este paralizado desde el pasado verano por la presencia de los ‘okupas’.

Asimismo, los activistas antisistema han señalado que en el interior del edificio hay pertenencias suyas y que reclamarán judicialmente que se les devuelvan.

El edificio ha estado vacío durante todo el proceso. No había nadie en el interior y, por tanto, no se ha desalojado a nadie.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here