MÉS: ¿a qué coño estamos?

Sí, lo pregunto: ¿a qué coño estamos? Si prefieren las gónadas masculinas por aquello de la igualdad de género, lo digo de otra manera: ¿a qué cojones estamos? O ya en plan escatológico: ¿a qué mierdas estamos? Parece mentira que aún haya políticos trapicheando y que crean aquello de «nunca pasa nada». Hoy no hablo de meter la mano en la caja —que daría para una buena retahíla de artículos—, sino que lo haré de los que nos toman por imbéciles y continúan pensando que «cualquier chorrada justifica mi sueldo». Sí, damas y caballeros, la tomadura de pelo ha alcanzado cotas estratosféricas. Hay quien no se gana el sueldo que le pagamos con nuestros impuestos. Hoy con todos ustedes: LOS ILUMINADOS.

Los de MÉS en Palma no pueden ir más lejos ni entrenando. Resulta que quieren proponer en el pleno del Ayuntamiento que se declare al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, persona non grata en la ciudad debido a «las políticas racistas, machistas, belicistas y negacionistas del cambio climático». Ya que estamos podemos añadir a la lista a Vladimir Putin, Kim Jong-Un, Nicolás Maduro o al fantasma de Bin Laden. ¿No hay otros problemas en la ciudad? Palma les importa un pimiento porque hay que denostar a Trump, eso es lo que preocupa a los ciudadanos, por ejemplo, del Pla de Sant Jordi, que ven como sus campos se convierten en un arrozal camboyano, con bueyes de agua y todo. A lo mejor Toni Noguera designa un par de comisarios políticos, resucita a los jemeres rojos y ya metidos en faena resucitamos la revolución de Pol Pot de Son Ferriol a Sant Jordi pasando por Sa Casa Blanca. No lo olviden los vecinos inundados: la culpa es de Trump por negar el cambio climático, se os empantanan casas y campos porque las fábricas de Detroit contaminan mucho. Cagados de miedo estamos los palmesanos solo de pensar que en breve tendremos de alcalde a Toni Noguera… Grandes tardes veremos.

No es la única de MÉS, no, la cosa va para largo. Como ya saben, hace poco falleció Macià Manera, condenado por terrorismo y pertenencia a banda armada. Cumplió su condena y vivió su vida como quiso o pudo. No lo sé. Imagino que sus amigos y familiares lloran su pérdida, como no puede ser de otra manera. Ahora bien, el espectáculo del homenaje en plan etarra — solo faltaron las fotos del Egin— en el que participó la consellera de MÉS en el Consell de Mallorca Apolonia Miralles, tuit incluido de «hasta la victoria, siempre» me parece una aberración en un estado democrático. Eso por no hablar de las alabanzas a Manera de otro mesero o pesemero —ni ellos ya saben qué son— como Pere Sampol, al que reconozco tenía por una persona más equilibrada. A ver si ponemos las cosas claras. No quiero cargar las tintas contra un difunto, entiendo, además, que todo el mundo puede equivocarse y cometer errores. Pero no nos hagamos pajas mentales, un tipo que se mete a brigadista sandinista y se va a pegar tiros a Nicaragua y al que pillan con goma2 y detonadores… Coño, que somos mayorcitos, no nos toméis por tan tontos, que la goma2 no es para cazar patos en la albufera, es para matar personas.

Seguimos con MÉS y con otro al que creía más listo y que además me cae bien. Miquel Ensenyat, el presidente del Consell de Mallorca, nos ha contado una milonga que no se la cree ni Harry Potter pasado de anfetas. Dice el hombre que se cancelará la concesión del túnel de Sóller y que volverá a ser gratuito. Oigan, me parece fenomenal. Lo que pasa es que nos va a costar 15,4 millones de euros de indemnización a la empresa concesionaria en concepto de lucro cesante, aunque ellos piden 33 y si esto acaba en los juzgados puede suceder cualquier cosa. Eso se verá, quiero confiar en los servicios jurídicos del Consell de Mallorca. Lo que me jode es la memez de que el túnel será de uso público a partir del 1 de septiembre para evitar la avalancha de turistas durante los meses de verano en Sóller. Ah, ¿y el año que viene y los venideros qué pasará? Y algo más: ¿quién le ha dicho a Ensenyat que los comerciantes de Sóller no quieren una avalancha de turistas para hacer caja en verano? Con argumentos así uno no quiere ni pensar el Armagedón que se nos viene encima cuando en el Consell de Mallorca se pongan a trabajar en cosas serias.

La guinda del esperpento de MÉS la han puesto en el Parlamento de las Islas Baleares. Están preocupadísimos porque a Artur Mas y compañía los juzgan por montar un referéndum de chichinabo. La cosa fue patética, pero no por ello menos grave, y es que la estupidez puede ocasionar graves daños y tener repercusiones legales. Van los de MÉS y plantean una Proposición no de Ley para que el Parlamento balear «apoye al Parlamento catalán que está padeciendo un proceso de judicialización que es un ataque a la democracia». Cagondios, qué manía con Cataluña, que se os votó para trabajar para las Islas Baleares, enteraos ya. Pillaros el ferry de Trasmediterrania o un barco de rejilla, me da igual, y piraos a Barcelona a ver si os dan un pasaporte nuevo y os acogen con los brazos abiertos —o mejor cerrados, que con esta gente es mejor no airear los sobacos— los de la CUP. Que si nos ponemos imperialistas y os creéis catalanes de Mallorca, no sé qué haremos con los argentinos que—en vuestra lógica— son españoles de Argentina. No va a haber pasaportes para todos. Sí, ya lo sé, Madrid nos roba, los Pujol y la puñetera trama del tres por ciento no existen. Muchachos, que tenemos problemas en casa.

Hoy le ha tocado a MÉS, si bien no son los únicos que merecen una reprimenda. Estoy agotado… Hacía tiempo que no veía tanta tontería junta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here