El choque de un ferry en Las Palmas de Gran Canaria causa un vertido de tres kilómetros

El accidente que ha sufrido esta noche un ferry de la Naviera Armas al estrellarse contra uno de los espigones de puerto de Las Palmas de Gran Canaria ha provocado un vertido al mar que ha obligado a paralizar la desaladora de la ciudad, por precaución.

Según ha informado el Gobierno de Canarias, esta madrugada se ha activado en la capital grancanaria el plan específico para casos de contaminación marina, ya que se trata de un vertido “importante” que afecta a una zona sensible de la costa.

El muelle Nelson Mandela, contra el que se estrelló el ferry que cubría para Armas la ruta Las Palmas de Gran Canaria-Santa Cruz de Tenerife, se encuentra a escasos kilómetros de la principal desaladora que abastece de agua potable a la capital.

Derrame de combustible

La rotura de las tuberías de abastecimiento de combustible a buques que se produjo anoche en el puerto de Las Palmas al embestir el ferry ha provocado una mancha de más de 3 kilómetros de extensión.

Ello obligó a declarar formalmente en emergencia por riesgo de contaminación marina a las ciudades de Las Palmas de Gran Canaria y Telde, en las que residen casi medio millón de personas, en conjunto.

Según ha informado el Gobierno canario, en un principio, el vertido motivó que se activase el Plan Marítimo Nacional, pero en este momento el nombre nivel de la emergencia se ha rebajado a escala insular y su coordinación corresponde, por lo tanto, al Cabildo de Gran Canaria.

Durante la madrugada se ha constituido un comité de seguimiento que ya ha tomado algunas decisiones, como paralizar la desalnizadora de agua de la capital grancanaria, por precaución, lo que ha dejado por el momento sin suministro al barrio de Jinámar.

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo, está siguiendo la situación en contacto con los miembros de ese comité, que volverá a reunirse a lo largo de la mañana.

Daños moderados

De momento, esta incidencia afecta al barrio de Jinámar, al sur de la ciudad, que sufre un corte temporal del suministro de agua. Trece de los 140 pasajeros del barco necesitaron asistencia sanitaria, en su mayoría por crisis de ansiedad o contusiones.

Uno de ellos sufrió problemas catalogados como moderados, mientras que los demás padecieron cuadros leves, precisa el 112. El accidente del ferry ‘Volcán de Tamasite’ se debió a una avería repentina que comprometió su gobernabilidad.

El buque embistió violentamente contra la parte exterior del dique Nelson Mandela, lo que provocó daño en su proa y derribó parcialmente esa estructura en ese punto del puerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here