Empezaremos esta carta con una pregunta escueta, clara y que no se anda por las ramas: vicepresidenta, ¿por qué protege usted a los infractores? Formulada la cuestión, pasamos a exponer los motivos que nos inducen a hacerle esta pregunta en concreto.

En la antesala de la actual temporada estival, el Govern de les Illes Balears, a través de la Vicepresidència i Conselleria de Innovació, Recerca i Turisme, que usted preside, anunció la apertura de expedientes sancionadores a un total de 32 hoteles de Mallorca que habían sido inspeccionados el año anterior, es decir, en agosto de 2017. La razón de estas sanciones era la sobreocupación registrada en estos establecimientos coincidiendo con la época más álgida de la actividad turística. En otras palabras, la práctica del overbooking, expresamente prohibida por la normativa vigente.

Dada la negativa repercusión que este tipo de irregularidades suponen para la imagen de la isla como destino turístico de calidad, Canal 4 se interesó por conocer los nombres de los 32 hoteles que habían recibido las sanciones y a qué compañía o compañías hoteleras pertenecían. Lógicamente, hicimos llegar la petición de esta información al departamento que usted encabeza, desde la convicción de que se trataba de datos de interés público que han de estar al alcance de los medios de comunicación y, por consiguiente, de los ciudadanos.

Esa solicitud de información fue cursada por nuestra parte el 7 de junio, y cinco días más tarde obtuvimos una respuesta del departamento de prensa de la conselleria ilustrándonos sobre otros aspectos relacionados con la sobrecontratación hotelera en Mallorca por los que también nos habíamos interesado. Sin embargo, sobre los nombres de los hoteles sancionados por overbooking, ni una palabra. ¿El motivo? Le reproducimos textualmente la respuesta de la conselleria: “Por razones de protección de datos, no podemos facilitar el nombre de los hoteles o empresas multados”.

Dado que las consultas sobre la ley de protección de datos que efectuamos no avalaron en absoluto la justificación a la que se acogió su departamento para negarse a ofrecer la información requerida, insistimos en nuestra petición mediante un nuevo correo electrónico remitido el 27 de junio. Esta nueva solicitud ya no obtuvo ninguna contestación por parte del departamento de prensa, con lo que el 25 de julio esta empresa de comunicación, Canal 4, registró en la sede de la Vicepresidència i Conselleria de Innovació, Recerca i Turisme una instancia formal reclamando que se diera cumplida respuesta a nuestra pregunta: qué hoteles y compañías habían sido sancionados en Mallorca por la práctica del overbooking o sobreocupación en agosto de 2017.

Han transcurrido un mes y tres semanas desde entonces, y su departamento sigue ocultando este dato. Y es en este punto cuando hemos de retrotraernos a la pregunta con la que hemos abierto esta carta: vicepresidenta, ¿por qué protege a los infractores? ¿Por qué su departamento proporciona cobertura a quienes, saltándose todas las leyes y disposiciones al respecto, y movidos por la pura avaricia, sobrecontratan sus plazas de alojamiento, vulnerando no solo los derechos de sus clientes sino comprometiendo también el prestigio y la imagen de Balears como destino vacacional?

¿Qué opinión, vicepresidenta, piensa que debe merecerles a los afiliados de su formación política, MÉS, este comportamiento? Francamente, conociendo los puntos de vista de los militantes y seguidores de la coalición a la que usted pertenece, dudamos mucho de que se calienten demasiado las manos aplaudiéndola. Ni tampoco lo harán el resto de ciudadanos, se hallen o no identificados con unas siglas determinadas. Ni, por supuesto, los lectores, telespectadores y oyentes de Canal 4.

Vicepresidenta, la impresión que usted y su equipo producen es la de que no están verdaderamente comprometidos con la regulación, normalización y supervisión del sector turístico. El overbooking hotelero constituye un ejemplo paradigmático: ¿de verdad están interesados en erradicar esta práctica, o, al menos, reducir su incidencia? Y si es así, ¿cómo es posible que no aprovechen la oportunidad de demostrar a todos los residentes de Balears que hacen cumplir las leyes a un colectivo tradicionalmente intocable como los hoteleros, proporcionando divulgación pública de los establecimientos sancionados por overbooking? En vez de eso, prefieren protegerles y ocultarles.

Aun así, vicepresidenta, no crea que no vamos a seguir insistiendo con nuestra pregunta. De hecho, nuestro propósito es ampliarla. Hasta ahora, hemos interpelado a su departamento acerca de los hoteles multados por overbooking. En nuestra propia petición informativa, les solicitaremos también los datos correspondientes al curso que han seguido estas sanciones y los recursos que las empresas afectadas hayan podido presentar al respecto. ¿Han sido atendidas? ¿Qué les ha contestado la Administración? Y, a fin de cuentas, una vez finalizado el proceso, ¿cuánto dinero han tenido que abonar, si es que ya lo han hecho, los hoteleros de Mallorca sancionados por practicar el overbooking en agosto de 2017? Es importante que los ciudadanos sepan cuál es exactamente la repercusión que la comisión de estas graves irregularidades causa en el bolsillo de quien las comete, y tenga claro que no se acaba todo en una leve multa que para el infractor supone mera calderilla.

Lo cierto, vicepresidenta, es que, después de más de tres años de Govern de Pacte, la realidad es muy diferente del escenario que ustedes trazaron en 2015, cuando se inició la andadura del actual Ejecutivo. Prometieron ustedes meter en vereda al sector hotelero para que, de una vez por todas, dejara de utilizar a estas islas como su ‘possessió’ particular, sin atender a otro objetivo que el de llenarse los bolsillos. Sin embargo, el balance, señora vicepresidenta, es más bien escuálido.

Los hoteleros siguen campando a sus anchas, haciendo y deshaciendo a su antojo, comportándose como los únicos beneficiarios legítimos del dinero que ingresa Balears gracias al turismo y sin hacerse cargo de la más mínima contraprestación económica y social. Lejos de controlar al sector, ha sido el sector quien les ha controlado a ustedes. Nada nuevo bajo el sol, por cierto, porque eso ya venía ocurriendo en etapas precedentes. Sin embargo, vicepresidenta, tendrá que reconocer que tampoco ustedes han podido convertir en realidad la antigua aspiración de los ciudadanos de estas islas de sentirse equiparados a los hoteleros, en derechos y en obligaciones.

Esto es así en todos los ámbitos, incluso en el informativo, como se ha podido comprobar. Más que la ley de protección de datos, vicepresidenta, invocan ustedes la ley de protección de los hoteleros. Una ley inamovible en esta tierra, al parecer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here