Yo confieso…

Lo confieso. Soy feminista. Es una declaración de intenciones un tanto polémica… pero no puedo evitar repetirme: soy feminista.

Creo en la igualdad entre hombres y mujeres y rechazo cualquier tipo de desigualdad social que se genere en torno a estos estereotipos. El 25 de noviembre es el día mundial en contra de la violencia de género, una fecha que simboliza la lucha incansable en contra de una de las grandes injusticias y males de nuestro tiempo.

Pero la violencia no se trata solo de los casos mediáticos de asesinatos, sino que está presente como una costumbre insidiosa que se encuentra en la casa de nuestros vecinos, o incluso en la nuestra propia. Las relaciones entre hombres y mujeres son susceptibles de entrar en esta dinámica destructiva, que afecta tanto a un género como al otro.

La solución podría pasar por decir “hasta aquí”. Desnudarnos de los estereotipos con los que hemos crecido para transformarnos y cambiar nuestra sociedad, en la que el maltrato sigue siendo portada de los periódicos y tema de conversación en los bares. Una sociedad que sigue hundida en este hábito que la carcome por dentro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here